Xiaomi no ha tardado en renovar una de sus gamas de smartphones más interesantes. Los nuevos Redmi Note están llegando al mercado poco a poco tras su lanzamiento inicial en marzo, y el Xiaomi Redmi Note 11 es uno de los primeros en aterrizar en las tiendas. Es, además, uno de los más interesantes, dado a que ofrece un precio muy atractivo y especificaciones que pueden llamar mucho la atención.

Una de las preguntas que me surgieron nada más configurar el smartphone para realizar las pruebas, es si este modelo será la opción definitiva para aquellos usuarios que busquen un smartphone por unose 200 euros. No debemos olvidar que la compañía asiática tiene cada vez más competencia. Realme, por ejemplo, tiene una alternativa muy interesante, el Realme 9i, y la propia Xiaomi, que opera bajo otras marcas, dispone de smartphones que si bien no son tan nuevos, ofrecen características muy interesantes a un precio muy competitivo.

Ahora bien, el Xiaomi Redmi Note 11 cuenta con varias bazas para intentar hacer frente a su competencia. Una de ellas, por supuesto, es su precio. El smartphone se ubica entorno a los 200 euros. Incluye, además, una batería de 5.000 mAh, una pantalla AMOLED con 90 Hz, un nuevo procesador Snapdragon con conectividad 5G y una cuádruple cámara principal de hasta 50 megapíxeles. Veamos cómo se comportan estas características en el día a día.

Buena pantalla, excelente batería, rendimiento escaso

Uno de los aspectos que más me ha llamado la atención del Xiaomi Redmi Note 11 es su pantalla. Las especificaciones son idénticas a su predecesor, el Redmi Note 10. Cuenta, en concreto, con una pantalla con tecnología AMOLED, de 6,43 pulgadas y con una resolución Full HD+, de 1080 por 2400 píxeles, que presume de ofrecer una buena nitidez y unos colores intensos. Todo ello, además, con un brillo decente en la mayoría de situaciones. La principal novedad, en este caso, es la inclusión de una tasa de refresco de 90 Hz. Esta ofrece una mayor fluidez a la hora de navegar por la interfaz y diferentes aplicaciones, y hace que la experiencia de uso sea un poco mejor. La frecuencia de actualización de pantalla, eso sí, no es adaptativa.

¿Afecta a la batería el hecho de que la tasa de rastro no cambie automáticamente dependiendo del uso? Técnicamente, sí, y esto puede ser un problema en aquellos dispositivos que tienen una batería de menor tamaño. En este Redmi Note 11, no es un problema. Su batería de 5.000 mAh es capaz de aguantar largas jornadas sin despeinarse, incluso con la pantalla funcionando a 90 Hz. El panel AMOLED, por otro lado, puede ayudar a conseguir que la duración se extienda unos minutos más si se activa el modo oscuro.

El rendimiento, sin embargo, no es un punto tan destacable como la pantalla o la autonomía. El Redmi Note 11 monta un procesador Snapdragon 680, un chip de Qualcomm dedicado a la gama de entrada que, en este caso, está acompañado con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, aunque también hay una variante con 128 GB de memoria. El smartphone no ofrece un mal rendimiento, ni mucho menos, pero he de reconocer que no está a la altura del resto de prestaciones. Es común ver cortes y lag en tareas mínimamente exigentes. A esto, debemos sumarle una interfaz que, si bien ofrece una gran cantidad de funciones, está repleta de aplicaciones preinstaladas y ajustes poco necesarios para el día a día, lo que reduce la buena experiencia de uso.

Así se comportan las cámaras del Xiaomi Redmi Note 11

El Xiaomi Redmi Note 11 cuenta con una cuádruple cámara con una configuración idéntica a la de su antecesor. El sensor primario, no obstante, es de mayor resolución –50 megapíxeles–, por lo que a priori debería ofrecer mejores resultados. Mantiene la cámara ultra gran angular de 8 megapíxeles y los dos sensores de 2 megapíxeles dedicados a la fotografía macro y profundidad de campo.

En líneas generales, y sobre todo teniendo en cuenta su precio, los resultados de la cámara del Xiaomi Redmi Note 11 son acertados. En situaciones con buena luz es fácil tomar fotografías que pueden ofrecer un buen nivel de exposición, con colores realistas y con una nitidez decente. Cuando la luz se esconde, sin embargo, es fácil ver ruido y cómo la imagen pierde brillo y los tonos se vuelven más oscuros. De hecho, en aquellas escenas bien iluminadas donde hay áreas con sombra, podemos apreciar esa pérdida de detalle y cómo los objetos que están en la penumbra apenas se reconocen.

Dejando de lado el sensor principal, la cámara ultra gran angular puede ser útil para capturar más información en una sola toma, pero siempre y cuando la luz acompañe, dado a que en interiores o en escenarios pocos iluminados tiende a perder detalle. Sucede algo similar con la cámara macro, cuyos resultados pueden mejorarse ligeramente editando el brillo tras tomar la fotografía. No hay duda de que el sol es el mejor aliado de las lentes del Redmi Note 11.

Los extras del nuevo móvil de Xiaomi

Más allá de las especificaciones importantes, el Xiaomi Redmi Note 11 tiene algunas funciones extras y muy interesantes que merece la pena mencionar. Son las siguientes.

  • Tiene NFC, una característica muy codiciada en móviles con este rango de precios y que permite, entre otros usos, utilizar el smartphone para pagar en comercios que cuenten con un datáfono con contactless
  • El botón de encendido también hace la función de escáner de huellas dactilares, y lo cierto es que funciona muy bien. Adicionalmente, también es posible activar el sistema de reconocimiento facial mediante software, aunque este no funciona tan bien como el sensor de huellas.
  • Xiaomi no se olvida del sensor de infrarrojos. Este, ubicado en el marco superior, permite utilizar el smartphone como un mando a distancia. Es posible controlar televisores compatibles, aparatos de aire acondicionado y más.
  • Cuenta con audio estéreo y conector de auriculares. Si bien el sonido es decente, pero el audio estéreo es un punto a favor para poder disfrutar más de su buena pantalla.

¿Merece la pena el Xiaomi Redmi Note 11?

El Xiaomi Redmi Note 11, cuyo precio es de 199,99 euros para la variante de 4 GB de RAM y64 GB de memoria, y de 229,99 euros para la versión de 4 GB con 128 GB de almacenamiento, es una ligera renovación del Redmi Note 10. Ambos terminales, de hecho, comparten el mismo tamaño, resolución y tecnología de pantalla. También la misma autonomía, la misma configuración de cámara y un diseño prácticamente idéntico. Hay diferencias importantes, eso sí. El panel del Redmi Note 11, por ejemplo, dispone de 90 Hz en pantalla, mientras que el procesador es una versión mejorada del Snapdragon 678 que incluye el Redmi Note 10 y su cámara principal tiene una mayor resolución. No obstante, estas diferencias no son suficientes como para renovar de generación. Si tienes un Redmi Note 10, no merece la pena el cambio.

Ahora bien, ¿es una opción recomendable para aquellos usuarios que buscan un smartphone económico? En general, el Redmi Note 11 ofrece una buena relación calidad precio. Por lo que cuesta, su pantalla es excelente, su batería deja muy buenas sensaciones y la cámara cumple por su precio. El smartphone, eso sí, flojea en el apartado del rendimiento y tanto su construcción como su diseño deja mucho que desear.

Personalmente, lo veo como una opción interesante para aquellos usuarios que enfocan el uso del smartphone en el contenido multimedia y que preconizan pantalla y autonomía. También para aquellas personas que no hacen un uso intensivo del smartphone, sino que quieren un dispositivo para el día a día (llamadas, navegación por redes sociales, vídeos, fotografías en momentos puntuales, etc.).

Ahora bien, no hay que olvidar que hay alternativas muy interesantes. Uno de ellos es el Realme 9i, su principal competidor. Este smartphone también cuenta con una pantalla a 90 Hz, una gran batería y un diseño llamativo a un precio similar. También hay otros móviles que si bien no son tan nuevos como este Redmi Note 11 y no destacan tanto por su pantalla, pueden ofrecer un mejor rendimiento. Uno de ellos es el Poco X3, que se puede adquirir por unos de 220 euros.

El Redmi Note 11, por lo tanto, no es el smartphone "predeterminado" en el rango de los 200 euros, pero, si sus fortalezas se ajustan a tus necesidades, puede que sí sea el que debas comprar.