Elon Musk no parece pensárselo dos veces cuando se trata de interactuar con seguidores en las redes sociales y, sobre todo, cuando se trata de salvaguardar su seguridad. El magnate sudafricano contactó con la cuenta de Twitter llamada ElonJet, que rastrea y comparte las salidas y aterrizajes del jet privado del CEO de Tesla y SpaceX, y le llegó a ofrecer hasta 5.000 dólares si desactivaba el perfil.

Detrás de esa cuenta está Jack Sweeney, de 19 años, que cuenta a Protocol que recibió un mensaje directo de Elon Musk preguntándole si podría "desactivar eso", dado a que estaba obteniendo mucha popularidad y suponía "un riesgo para la seguridad". Sweeney contestó al mensaje siete horas después: "Sí puedo, pero te va a costar un Model 3. Es broma, a menos que...". "No me gusta la idea de ser disparado por un chalado", respondió de nuevo Musk.

Elon Musk continúo conversando con Sweeney para intentar llegar a un acuerdo y le preguntó cuándo dinero obtenía por el hecho de gestionar esas cuentas. El joven le respondió que no más de 20 dólares, por lo que Musk le ofreció 5.000. "¿Alguna posibilidad de subir eso a 50 mil dólares? Sería un gran apoyo en la universidad y posiblemente me serviría para conseguir un coche, tal vez incluso un Model 3", respondió Sweeney. Musk le dijo que se lo pensaría, pero todavía no ha obtenido una respuesta definitiva.

La última vez que Sweeney contactó con Elon Musk fue hace un par de días, preguntándole si en vez de los 50.000 dólares podía obtener una pasantía —probablemente en Tesla— a cambio de desactivar la cuenta. Musk no ha respondido.

"Hacemos un seguimiento del avión, no de quién puede o no estar a bordo"

A día de hoy, la cuenta continúa funcionando y muestra todos los movimientos del Gulfstream G650, el jet privado del máximo responsable de Tesla y SpaceX. ElonJet, al igual que otros perfiles similares de Sweeney que registran los vuelos de los jets de grandes directivos, funciona gracias a bots. Estos se encargan de detectar tanto los despegues como los aterrizajes del jet con ayuda de escasos datos —dado a que mucha de la información del vuelo es privada—que proporciona la Administración Federal de Aviación (FAA). Después, comparten un tweet con una imagen de la información del vuelo, así como un texto con el origen o destino.

Cuando Elon Musk contactó con Jack Sweeney, en otoño de 2021, la cuenta contaba con 80.000 seguidores. Actualmente, tiene más de 120.000 seguidores. Por el momento, no se han reportado incidentes de personas que hayan atacado a Musk gracias a la información de ElonJet, pero es entendible la preocupación del sudafricano teniendo en cuenta que los datos se comparte en tiempo real. La cuenta, de hecho, publica puntualmente tweets recalcando que el seguimiento es del avión, y no de las personas que están a bordo.

Mientras tanto, y gracias a estos perfiles, Jack Sweeney ha aprendido a programar y tiene un trabajo de media jornada como desarrollador en UberJets. Destaca, además, que las cuentas le ha permitido obtener muchos seguidores en redes sociales y, sobre todo, conversar con Elon Musk, a quien admira.