Tras varios días de incertidumbre sobre su lanzamiento y sobre su llegada junto a los Galaxy S22, Samsung ha anunciado, por fin, su nuevo procesador para smartphones; el Exynos 2200. Este llega justo a tiempo para competir con el SoC más potente de Qualcomm, el Snapdragon 8 Gen 1, y listo para incluirse en los próximos buques insignia de la compañía surcoreana. ¿Sus puntos fuertes? Su GPU Xclipse desarrollada junto a AMD.

El Exynos 2200 es un chip fabricado en un proceso EUV de 4 nanómetros, al igual que su antecesor, el Exynos 2100. La principal novedad, sin embargo, es la GPU Xclipse, fruto de su colaboración con AMD. Esta unidad de procesamiento gráfico cuenta con una arquitectura AMD RDNA 2 que ha sido desarrollada por la compañía estadounidense de semiconductores. Permite, en líneas generales, ofrecer un mayor rendimiento y una mejor eficiencia energética. El SoC, de hecho, hace uso de varias tecnologías que también están presentes en PCs o consolas, como la PlayStation 5, la cual también incluye la arquitectura RDNA.

Una de estas tecnologías que llegan a este procesador Exynos 2200 es el sombreado de velocidad variable. Esta función permite a los desarrolladores de juegos limitar la tasa de sombreado en aquellas áreas donde no se requiera una elevada calidad. El objetivo, en este caso, es liberar la carga de trabajo de la GPU y aportar una mayor fluidez en aquellas zonas donde sí es necesario una cantidad de gráficos más elevada. El trazado acelerado de rayos por hardware, por otro lado, aporta una mejora en iluminación de los juegos y, por lo tanto, una mejor experiencia de visualización.

El Exynos 2200 llega con una nueva CPU ARM y mejoras para el apartado fotográfico

Respecto a la CPU, Samsung ha apostado por una Armv9 de ocho núcleos. Uno de ellos es un Arm Cortex-X2 de alto rendimiento. También se incluye tres núcleos Cortex-A710 "equilibrados" en rendimiento y eficiencia energética, y cuatro núcleos Cortex-A510 de bajo consumo. Esta configuración, según la compañía, ofrece mejores prestaciones en términos de seguridad y rendimiento. Se añade, además, una NPU que dobla el rendimiento del Exynos 2100 a la hora de realizar tareas basadas en inteligencia artificial. Todo ello, con un módem de conectividad que puede llegar a alcanzar velocidades de hasta 10 Gbps gracias al uso de Dual Connectivity, función que combina señales 4G y 5G.

El Exynos 2200 añade nuevas compatibilidades con sensores fotográficos más avanzados, de hasta 200 megapíxeles y capaces de grabar vídeo en 8K con hasta 60 fps. El SoC también puede soportar la reproducción de pantallas 4K con hasta 120 Hz y una memoria RAM LPDDR5. El chip ha comenzado a producirse en masa para los próximos smartphones de Samsung. Sin embargo, la compañía todavía no ha confirmado qué dispositivos incluirán este SoC. Es probable, eso sí, que los primeros sean los Galaxy S22.