Meta es una de las tantas compañías interesadas en el desarrollo de la IA, y en los últimos años ha dado pasos muy importantes. Entre tantos, dio a conocer que se encuentra en plena fabricación de un "superordenador de inteligencia artificial" que, una vez terminado, sería el más veloz en su tipo. El brutal equipo tendría varios usos y sería clave para el desarrollo del metaverso que tanto ha promocionado Mark Zuckerberg desde que Facebook cambió de nombre.

El superordenador en cuestión se llama AI Research SuperCluster, pero se lo identifica más fácilmente por las siglas RSC. Según Meta, su intención es utilizar el equipamiento para entrenar a sistemas de aprendizaje automático; como así también permitir a los investigadores que creen modelos de inteligencia artificial "que puedan aprender de billones de ejemplos".

De hecho, desde la compañía aseguran que el equipo ya se está utilizando para entrenar modelos de procesamiento de lenguaje natural. Pero eso es solo el comienzo. Uno de los usos principales a los que apuntaría este superordenador de inteligencia artificial sería para potenciar los algoritmos de moderación.

Esto podría servir como respuesta a la persistente lucha de los moderadores de Facebook, quienes no solo denuncian condiciones laborales desastrosas, sino que también sufren un fuerte daño psicológico por encontrarse continuamente expuestos a contenido dañino. La red social prometió implementar la inteligencia artificial en el 2020, pero sabiendo que no era lo suficientemente precisa como para ya no depender de la intervención humana. Si RSC logra ser tan bueno como Meta promete, podría convertirse en la respuesta a un tema históricamente polémico en el seno de Facebook.

RSC, el superordenador de inteligencia artificial multipropósito de Meta

Como dijimos al comienzo, las intenciones de Meta en el desarrollo de este superordenador de inteligencia artificial son variadas. Y las potenciales aplicaciones no solo apuntarían a resolver algunos problemas siempre vigentes, como moderar automáticamente el contenido inapropiado en Facebook, sino que también permitirían dar el paso hacia nuevos espacios tecnológicos. Entre ellos, por supuesto, dos de los intereses más recientes de la compañía: la realidad aumentada y el metaverso.

Esperamos que RSC nos ayude a construir sistemas de IA completamente nuevos que puedan, por ejemplo, impulsar traducciones de voz en tiempo real para grandes grupos de personas, cada una hablando un idioma diferente, para que puedan colaborar sin problemas en un proyecto de investigación o jugar juntos un juego de realidad aumentada. En última instancia, el trabajo realizado con RSC allanará el camino hacia la creación de tecnologías para la próxima gran plataforma informática: el metaverso, donde las aplicaciones y los productos impulsados por la inteligencia artificial desempeñarán un papel importante.

Meta, sobre su superordenador de inteligencia artificial
Imagen: Meta

Creando una verdadera bestia

Meta explica que el diseño y la fabricación de su nuevo superordenador de inteligencia artificial se realizó desde cero, durante el último año y medio. Pero más allá de los desafíos técnicos que un proyecto de esta magnitud representa, también existió una complicación extra: la pandemia de la COVID-19. Los primeros bosquejos de RSC se realizaron de forma totalmente remota y como un documento colaborativo entre los miembros del equipo. Así se delinearon los primeros parámetros hasta que se pudiesen poner manos a la obra presencialmente.

Sin embargo, otro obstáculo a superar fue la escasez global de chips. La firma de Mark Zuckerberg, al igual que otras grandes tecnológicas, debió afrontar la faltante de componentes claves; pero eso no fue todo, ya que incluso tuvo inconvenientes con la provisión de materiales de construcción. "Tuvimos que establecer nuevas reglas en torno a los diseños de nuestros centros de datos, incluida la refrigeración, la alimentación, la disposición de los racks, el cableado y las redes", indicaron.

Según informaron desde Meta, la primera etapa del superordenador de inteligencia artificial ha concluido. El equipo cuenta actualmente con 760 sistemas NVIDIA DGX A100 que se utilizan como nodos de cómputo, con 6.080 tarjetas gráficas. Sin embargo, la empresa confía en elevar el número de GPUs a 16 mil cuando se complete la fase 2 de RSC; se espera que el equipo esté finalizado este mismo año.