Aunque cada nueva de versión de Windows está diseñada para mejorar la anterior, siempre puede salir algo mal. Y aunque Windows 11 viene cargado de novedades y mejoras con respecto a sus versiones previas, quién sabe qué problemas pueden surgir. Ahí es donde entra lo que conocemos como modo seguro o safe mode en inglés.

El modo seguro de Windows es, según lo define Microsoft, “un estado básico, que usa un conjunto limitado de archivos y controladores. Si un problema no se produce en modo seguro, esto significa que la configuración predeterminada y los controladores de dispositivos básicos no están causando el problema”. Vamos, que gracias al modo seguro puedes averiguar dónde está el problema y solucionarlo.

Controladores desactualizados, aplicaciones mal instaladas, malware, algún periférico díscolo que hace de las suyas… Hay muchos factores que pueden darte un quebradero de cabeza y que te obligará a acudir al modo seguro para averiguar de qué se trata. Además, tienes dos versiones del modo seguro de Windows 11, tal y como ocurre en Windows 11. Un modo seguro sin acceso a internet y un modo seguro con funciones de red, con el que podrás descargar posibles soluciones, actualizar archivos o buscar la solución a tu problema informático.

Iniciar el modo seguro desde Configuración

Desde Configuración se puede hacer prácticamente de todo. Lo que en versiones anteriores de Windows era el Panel de control, con Windows 10 en adelante, todo, o casi todo, está en Configuración. Puedes abrirlo con la tecla i más la tecla de Windows. También está disponible en el menú o botón Inicio.

Una vez abrimos Configuración vamos a Sistema > Recuperación. En Inicio avanzado > Opciones de recuperación pulsamos en Reiniciar ahora. Esto hará que Windows 11 te muestre un menú con varias opciones tras haberse reiniciado. Deberás confirmar el reinicio pulsando de nuevo en el botón correspondiente.

Desde Elegir una opción seleccionamos Solucionar problemas > Opciones avanzadas > Configuración de inicio > Reiniciar. Tras hace lo propio, tendremos una lista de opciones a elegir. La que nos interesa es Habilitar el modo seguro. Se elige pulsando el número 4 o la tecla de funciones F4. Si vas a necesitar acceder a internet, mejor pulsar el número 5 o la tecla de funciones F5. Si ya no necesitas acceder a ninguno de los modos especiales de Windows 11, simplemente pulsar el botón Enter para iniciar Windows 11 como siempre.

El modo seguro desde la pantalla de inicio

Hay una manera más rápida de iniciar Windows 11 en modo seguro. Consiste en pulsar en el botón Inicio para pulsar luego en Apagar > Reiniciar. Antes de hacer clic en Reiniciar deberás mantener pulsada la tecla Mayúscula. Si todo va bien, cuando se reinicie Windows 11 aparecerá el menú que vimos antes: Elegir una opción.

Como vimos antes, tendrás que pulsar en Solucionar problemas > Opciones avanzadas > Configuración de inicio > Reiniciar. Tras el reinicio, elegiremos la opción 4 de ese menú, bien pulsando el número 4 o la tecla de funciones F4.

Windows 11 en modo seguro con ‘msconfig’

Tercer método para iniciar Windows 11 en modo seguro. Con la herramienta Configuración del sistema de Windows. La manera más rápida de abrirla es abriendo Ejecutar con las teclas R y la tecla de Windows. En Ejecutar ponemos msconfig y pulsamos en Abrir.

Una vez estamos en la Configuración del sistema de Windows, vamos a la pestaña Arranque y elegimos el modo en que queremos iniciar Windows 11. En nuestro caso, sería el Arranque a prueba de errores. De entre las opciones de ese modo, podemos elegir Red para tener acceso a internet desde el modo seguro de Windows 11.

La Configuración del sistema de Windows nos puede servir también para cuando ocurra algún error y no podamos salir del modo seguro como ocurre normalmente, con un simple reinicio. Seleccionando el arranque normal volveremos a iniciar Windows 11 como es habitual.