La vuelta a la normalidad se está viendo interrumpida en algunas partes del mundo por la suba en los casos de la COVID-19, en especial por la aparición de la variante Ómicron. En Estados Unidos, por ejemplo, algunas de las principales compañías tecnológicas han pospuesto el retorno pleno al trabajo presencial hasta algún momento del 2022. Mientras que otras han tomado decisiones más drásticas, principalmente como un llamado de atención a los empleados que aún no se han vacunado. En el caso de Intel, suspenderá el pago de salarios a quienes no se hayan aplicado la vacuna contra el coronavirus antes del 4 de enero.

La compañía aún no se manifestó sobre el tema públicamente, pero la noticia se conoció por la filtración de un memo interno que llegó a manos de The Oregonian y The Associated Press. El mismo, que lleva la firma de Christy Pambianchi, la encargada de recursos humanos de Intel, explica que la decisión se ha tomado en base a un requerimiento del gobierno estadounidense. Tengamos en cuenta que, en septiembre pasado, la administración de Joe Biden estableció que es obligatoria la aplicación de la vacuna del coronavirus en empresas con más de 100 trabajadores. Desde entonces, dicha medida ha sido desafiada judicialmente en múltiples oportunidades.

También es importante remarcar que Intel ya había avisado a los empleados que el 4 de enero era la fecha límite para vacunarse. Sin embargo, aún se desconocía qué ocurriría con quienes se negaran a hacerlo. Quienes aún no se vacunaron por razones médicas o religiosas deben solicitar una exención antes de esa misma fecha; y también tendrán que someterse a testeos semanales, incluso si trabajan desde su casa.

Intel cierra líneas para que sus empleados se apliquen la vacuna del coronavirus

Photo by Mufid Majnun on Unsplash

Según la comunicación interna de Intel, las solicitudes de excepción para aplicarse la vacuna del coronavirus se analizarán hasta el próximo 15 de marzo. Los empleados cuyos pedidos sean denegados serán apartados de sus puestos de trabajo y no recibirán su paga durante al menos tres meses, comenzando el 4 de abril. De todos modos, la compañía estadounidense no despedirá a los trabajadores afectados por esta medida; además, continuarán recibiendo cobertura médica durante la licencia sin goce de sueldo.

Lo que aún no se ha explicado es si los trabajadores castigados se reincorporarán automáticamente a su trabajo en Intel si se aplican la vacuna del coronavirus. Sí está claro que aún no se ha dicho la última palabra sobre este tema. The Oregonian reporta que la obligatoriedad de la vacunación establecida por el gobierno de Estados Unidos aún se debate en algunos estados; en Georgia, por ejemplo, una corte federal bloqueó la orden por considerarla inconstitucional.

Estamos monitoreando de cerca el entorno legal y esperamos que el caso en Georgia, así como otros casos similares, demore en resolverse por completo. Mientras tanto, nos mantenemos enfocados en mantener a nuestros empleados informados regularmente sobre las actualizaciones, las acciones requeridas y los próximos pasos; en la actualidad los mismos incluyen la preparación para las pruebas y las solicitudes de adaptación

Intel, sobre el marco legal de la vacuna del coronavirus obligatoria para sus empleados

Google también se pone firme con los no vacunados

Intel no es la única empresa que pone a sus empleados no vacunados en la mira. Recientemente se supo que Google advirtió a sus trabajadores que pueden perder su empleo si agotan las instancias previas para aplicarse la vacuna del coronavirus. Quienes aún no se hayan inoculado contra la COVID-19 tienen tiempo de pedir una excepción hasta el 18 de enero. Después de ese plazo serán puestos en licencia administrativa pagada por 30 días a la espera de que presenten la solicitud requerida; si no lo hacen en dicho período, dejarán de percibir su salario por un máximo de seis meses. Cumplida dicha etapa, los de Mountain View podrán dar por terminado el vínculo laboral si aún no se han cumplido con los requerimientos.