Sexo en Nueva York marcó una época en la historia en la televisión y And Just Like That quiere continuar el éxito. Una en la que la serie permitió explorar la vida de sus personajes femeninos desde un punto de vista curioso. Con todo su aire de fantasía fabulosa, el programa también hizo hincapié en el interés de narraciones sobre mujeres contadas por mujeres. En especial, con un sentido del escapismo y libertad que logró convertir el programa en algo por completo distinto a los dramas habituales. 

Uno de los puntos altos del show fue crear la sensación de que sus personajes eran rupturas del estereotipo. Lo fueran o no, tomó la decisión de apartarse de la idea habitual del romance y hablar de sexo sin pelos en la lengua. Eso, con una considerable dosis de humor negro. La impronta más reconocible de uno de los programas más emblemáticos de la década de los noventa. 

And Just Like That, que se promociona como una continuación inmediata a la historia de Sexo en Nueva York, se sostiene sobre ideas semejantes. Pero es notoria su intención de cautivar a una audiencia distinta, con inquietudes distintas. Además claro, de atraer a la antigua que siguió el show a través de seis temporadas y dos películas. El resultado es mixto. Por un lado, se trata de una mirada renovada del grupo de amigas y cómplices, encabezadas por Carrie Bradshaw, de nuevo encarnada por Sarah Jessica Parker. Y en esta ocasión sin la aparición de Kim Cattrall como Samantha Jones tras su batalla personal con la protagonista de la serie.

Por otro, es una especie de reinvención de un concepto de Sexo en Nueva York que, en realidad, no admite del todo revisiones. And Just Like That está muy interesada en ser atractiva para todos los públicos. Eso, a pesar de su condición de revival y de punto de encuentro para una historia muy específica. 

Margaritas, los Manolos de 'Sexo en Nueva York' y un podcast

Sexo en Nueva York siempre fue una fantasía deslumbrante, una ventana hacia un mundo formidable y un sueño sublimado. Su argumento siempre encontró la manera de mantener el interés en medio del lujo y una vida ideal. El cuarteto protagonista era lo suficientemente atractivo y complejo para alejarse de la definición más llana de superficial. 

And Just Like That retoma el centro del argumento e intenta hacer lo mismo que Sexo en Nueva York, pero sin tanta habilidad. De nuevo, el programa muestra el mundo femenino que explora las relaciones modernas. Pero en esta ocasión, añade un innecesario sentido de la justificación. El guion pasa un buen rato dejando claro por qué era necesario el regreso de esta historia, un nuevo capítulo cuando ya todo parecía estar dicho. ¿Queremos saber más sobre el viejo cuarteto de amigas? La respuesta inmediata podría ser sí. Sólo que ahora falta un integrante y los intereses son distintos. 

Para bien o para mal, And Just Like That es todo lo que Sexo en Nueva York no pudo –no quiso y no necesito– ser

Si en Sexo en Nueva York todo era modélico hasta el punto del absurdo, los productores decidieron brindar un poco de realismo. Lo que incluye un podcast con cierto comentario político, una visión más amplia del mundo de los personajes y nuevos intereses. También una muerte, que en este universo exquisito y sofisticado resulta inquietante y extraño. 

Date de alta en HBO Max y tendrás acceso a las mejores series y películas exclusivas como The Wire, Los Soprano o Juego de Tronos. Incluye todo el catálogo de Warner, los clásicos de Cartoon Network y los grandes estrenos como Matrix y Dune.

¿Funciona algo semejante en el mundo de Sexo en Nueva York? En sus mejores momentos And Just Like That logra reflejar la intuitiva y traviesa visión de la original. Esa sensación de complicidad, de ser un gran carcajada despreocupada y con un astuto sentido de la pertenencia. En los bajos se echa de menos el sentido del humor negro y la simple posibilidad de contemplar una vida idílica sin complejos. 

Para bien o para mal, And Just Like That es todo lo que Sexo en Nueva York no pudo –no quiso y no necesito– ser. Y eso implica un programa más apegado al realismo de lo necesario en su formato. ¿Ayuda la idea a comprender mejor el universo de la original y toda la saga que vino después? Algo está claro: Carrie y sus amigas (las viejas y las nuevas) siguen siendo motivo de interés. Y la serie lo demuestra.