Halo Infinite es uno de los juegos más anticipados de 2021, y las primeras semanas tras el lanzamiento de su multijugador en línea gratuito lo han demostrado con creces. Sin embargo, a pesar de haber dado una primera impresión muy positiva, los jugadores ya se han topado con un problema tristemente recurrente: la presencia de tramposos.

Según indica The Verge, ya son varios los casos detectados y denunciados por jugadores de Halo Infinite. Una rápida búsqueda en plataformas como Twitter y Reddit demuestra claramente cómo los cheaters ya están provocando el enojo de muchos otros usuarios. Este es, sin dudas, un grave inconveniente al que 343 Industries deberá prestarle su debida atención.

Como se pueden imaginar, el principal inconveniente se encuentra en la versión de Halo Infinite para PC. Allí se han multiplicado las quejas por personas que utilizan métodos desleales para imponerse en las partidas. Aquí no hay nada demasiado nuevo, sino trampas que son un flagelo de años en los shooters en primera persona; los ejemplos que se han visto hasta ahora corresponden al uso de aimbots —para contar con asistencia al momento de apuntar y disparar contra un rival— y wallhacks —para ver a enemigos a través de las paredes—.

Pero este tipo de comportamientos está afectando no solamente a quienes juegan Halo Infinite desde un ordenador. Como el título permite disputar partidas multiplataforma, quienes acceden desde una Xbox se encuentran en desventaja al toparse con los tramposos. Pero eso no es todo, ya que también se han registrado casos de jugadores deshonestos en las consolas de Microsoft. En este caso la vía elegida para hacer trampa es la implementación de convertidores de mandos al estilo Cronus Zen; estos permiten mejorar la puntería y se han convertido en una pesadilla en otros títulos como Fortnite y Call of Duty.

¿Halo Infinite no utiliza un sistema antitrampas?

La respuesta a esta pregunta es sí y no. Desde 343 Industries han dotado a Halo Infinite de un sistema que funciona a nivel servidores y estudia el comportamiento de los jugadores. En teoría, si la herramienta detecta situaciones sospechosas o cuyos parámetros exponen la existencia de trampa, expulsa automáticamente a los usuarios involucrados. Esto significa que no se implementan soluciones antitrampas del lado de los gamers, como Easy Anti-Cheat, de Epic Games; y por ello los resultados no son positivos, al menos desde la óptica del público.

Con las denuncias contra tramposos apareciendo en grandes cantidades en las redes sociales, no sería raro que los creadores de Halo Infinite busquen un método más efectivo. Por lo pronto, muchos de quienes juegan desde una Xbox han optado por desactivar las partidas multiplataforma, con la ilusión de reducir al mínimo posible la posibilidad de toparse con tramposos.