Las opciones de monetización llegan a los grupos de Facebook. La red social dio a conocer sus nuevas herramientas destinadas a que los usuarios puedan generar ingresos económicos. Entre las posibilidades disponibles, sin dudas la más interesante es la de los subgrupos de pago.

A través de esta herramienta, los administradores de los grupos de Facebook podrán crear subgrupos con suscripciones. Esto significa que quienes deseen formar parte de los mismos tendrán que pagar una cuota mensual; y a cambio de la misma recibirán distintos tipos de contenidos exclusivos.

"Esta nueva función permitirá a los administradores mantener sus comunidades, y al mismo tiempo ofrecer experiencias más significativas a sus miembros", explicaron desde Meta. De acuerdo con la compañía, los subgrupos de pago estarán disponibles de forma gradual; la intención es analizar el nivel de adopción y utilidad que tenga esta característica en las distintas comunidades.

Desde Facebook también han mencionado que los subgrupos de pago tendrán las mismas herramientas de moderación que los grupos regulares.

Facebook amplía sus opciones de monetización a los grupos

Además de la posibilidad de ofrecer suscripciones, Facebook sumará otras dos herramientas para que los usuarios generen dinero a través de los grupos. Una de ellas permitirá realizar colectas de fondos comunitarias; a través de las mismas los administradores podrán afrontar los gastos que puedan surgir al sostener la comunidad, por mencionar un ejemplo. La otra, permitirá vender objetos de merchandising a través de una tienda integrada a los grupos.

"Con diferentes formas de ganar o recaudar dinero a través de sus grupos, los administradores pueden adaptar su enfoque a lo que funciona mejor para su comunidad", aseguran desde Facebook.

Las medidas que anunció Meta llegan poco después de que Twitter anunciara la inclusión de comunidades, un apartado en el que apunta a competir con los grupos de Facebook. Recordemos también que en los últimos días la red social de Mark Zuckerberg anunció medidas más estrictas para controlar lo que se publica en los grupos. El objetivo es limitar el alcance de las publicaciones que violen las reglas de la plataforma, tras las polémicas por la viralización de noticias falsas y contenido inapropiado.