El nuevo fenómeno de Netflix ya se llama Rumbo al infierno. La serie de terror de Yeon Sang-ho, del mismo creador de Tren a Busan, causó sensación durante el fin de semana. No solo destronó a El Juego del Calamar como la serie más vista según NME. También se convirtió en motivo de interminables discusiones entre fanáticos por su extraña trama y visión sobre la moral y el miedo. 

Rumbo al infierno narra la historia de un apocalipsis en la que los personajes reciben el anuncio de su muerte para luego ser asesinados de manera violenta. La predicción se cumple cuando tres monstruos de naturaleza desconocida atacan a de manera brutal a su víctima. Y es justo este filón del argumento lo que ha llevado a la serie a convertirse en centro de interminables discusiones. 

Más allá de su visión sobre la incertidumbre, la fe, el miedo y la moral, Rumbo al infierno, también juega con elemento de terror. Lo hace a través de un recorrido meticuloso a través de un terrorífico escenario en que lo sobrenatural se manifiesta de manera directa. De hecho, algunas de las escenas más impactantes del programa son las ejecuciones violentas que sufren los llamados “condenados”. Entre el gore en estado puro y la violencia explícita, las secuencias terminan por ser tan duras como en ocasiones, incluso insoportables.

Una buena parte de los asombrados seguidores de Rumbo al Infierno, de hecho han hecho énfasis que el fenómeno que describe la serie contradice su esencia. Mientras la aparición de ángeles y criaturas vengadores apelan al sentido de lo incierto y lo inexplicable, las preguntas a marras son de índole mundano. Más allá de eso, la conducta de estos entes inclasificables, también parecen contradecir el centro mismo de la premisa. Y ese es el motivo del desconcierto de buena parte de los espectadores. 

Entre el bien y el mal, una muy terrenal paliza en 'Rumbo al Infierno'

Además, la mayoría de los fans insisten en la incongruencia de varios de los puntos analizados en el programa. Concretamente con una de las escenas del tercer episodio de Rumbo al Infierno.

También es una coyuntura que demuestra que el argumento puede haber cometido un error de fondo. “¿Cómo diablos alguien piensa que golpear a la gente hasta convertirla en pulpa sin razón no es un pecado también?”, cuestionaron en Reddit el user GermanGuyAMA. Eso, en referencia, a la manera brutal en son ejecutados varios de los personajes de la serie. 

Por otro lado, hubo palabras para el hecho de que justo lo esencial de Rumbo al Infierno es mostrar el peor rostro del pecado y el fanatismo. “(Lo hacen) porque son fans”, opinó u / B9trace. “Proyectan lo que quieren en esta situación y la modifican para satisfacer sus propias agendas. Como cualquier fanático religioso en nuestro propio mundo”.

Por supuesto, la controversia está servida, más allá cuando el capítulo final de la serie muestra un cliffhanger considerable. ¿Rumbo al infierno replanteará su idea central en busca de algo más sustancioso? Solo queda esperar por la venidera y aun no confirmada segunda temporada.