Apple parece tener un plan para lidiar con la alta demanda de los iPhone 13, pese a las limitaciones por la escasez de semiconductores y a los rumores sobre un recorte en la fabricación de estos modelos. ¿La clave? Según Nikkei Asia, la firma de Cupertino está reduciendo la producción de los modelos de iPad con el objetivo de disponer de chips suficientes para los actuales modelos de iPhone.

En concreto, la compañía habría limitado la producción de sus tablets en un 50%. También parece haber reducido la fabricación de los modelos de iPhone más antiguos. El objetivo, según el citado portal, es disponer de chips necesarios para la producción de los iPhone 13. Afortunadamente para Apple, tanto los modelos antiguos de iPhone como los actuales modelos iPad comparten componentes con sus nuevos smartphones.

Este movimiento podría ayudar a cumplir las expectativas de Apple para su próximo trimestre, donde esperan un nuevo récord de ingresos. El número de pedidos de iPhone, además, podría aumentar considerablemente durante los meses de noviembre y diciembre a causa de la campaña navideña. Los usuarios que estén pensando en adquirir una tablet de Apple, eso sí, deberán darse prisa, dado que los plazos de envío podrían ser considerablemente más altos de lo habitual.

¿Tiene sentido limitar el iPad para satisfacer la demanda de los iPhone 13?

Durante el cuarto trimestre fiscal de 2021, Apple registró unos ingresos de 8.252 millones de dólares en la gama iPad. Supone un 24 % más frente al cuarto trimestre de 2020. Si bien la demanda de las tablets ha crecido considerablemente durante la pandemia y sigue siendo alta, no lo es tanto como la de otras categorías de producto. En el iPhone, por ejemplo, la compañía ingresó 38.868 millones de dólares durante el cuarto trimestre de 2021. Supone un 47 % más respecto al mismo periodo del año anterior.

Por lo tanto, tiene sentido que la empresa limite la producción del iPad para "normalizar" la del iPhone, que además es el producto que más ingresos reporta. Curiosamente, Apple destacó en su última llamada a los inversores que las ventas del iPad disminuirían durante el próximo trimestre. Probablemente, a causa de su limitada producción.

No es la primera vez que la compañía de Tim Cook limita la producción de algunos sus dispositivos para satisfacer la alta demanda de otro producto. El año pasado, de hecho, Apple realizó este mismo movimiento con los iPhone 12 y 12 Pro. En concreto, la firma redujo la producción de su iPad para dotar a estos modelos de componentes como el sensor LiDAR.