Arcane: League of Legends se ha convertido en un éxito mundial y razones no le faltan. No solo se trata de la adaptación de uno de los juegos multijugador en línea más famosos. También de uno con un universo rico y variado que, hasta ahora, no había tenido un reflejo en otros medios. Pero la serie de Netflix crea una nueva versión sobre los ya conocidos territorios de Runeterra y sus personajes. El resultado es una historia de origen con un considerable interés que, además, celebra el material de origen. 

¿Cómo logró Riot un fenómeno semejante como el de Arcane: League of Legends? Con frecuencia, los videojuegos suelen ser terreno resbaladizo para guionistas y productores. Con años de recorrido en diferentes plataformas, las historias que sostienen a los más conocidos, suelen crear universos propios de enorme detalle y complejidad. Rara vez es posible trasladar una experiencia semejante a la televisión. En las ocasiones en que se logra, carece de la profundidad, amplitud y sentido de la identidad de su versión original. 

Un ejemplo frecuente — para mal — es lo ocurrido con la saga Resident Evil en el cine. Mientras el videojuego evolucionó, añadió nuevos elementos y se hizo cada vez más maduro e intrigante. Su adaptación cinematográfica parecía ir en dirección contraria. Riot games parece haber aprendido la lección y después de varios intentos fallidos por llevar a un nuevo público su juego más conocido, lo logró. Y con una impecable factura que ha sorprendido por su capacidad imaginativa, además de englobar los puntos más altos de su versión más conocida. 

¿Por qué ha triunfado la adaptación de League of Legends? es probable, que por tres razones principales:

Un contexto adecuado para 'Arcane: League of Legends'

Arcane: League of Legends puntualiza desde sus primeros capítulos que no es una copia o un añadido superfluo. Es una dimensión nueva de un universo mayor, que además respeta las pautas del conocido juego en línea. Pero también hace algo más: centra su historia Piltover y Zaun, los lugares más importantes de League of Legends. La decisión permite a la historia abarcar varios puntos esenciales a la vez. También, crecer en direcciones nuevas sobre las dos regiones más conocidas de la experiencia del videojuego. 

Explora un nuevo mundo, incluso para los que no son fanáticos

Arcane: League of Legends es un homenaje a sus fans. Pero también es una serie que profundiza en su narrativa. Es el resultado es una historia con una robusta estructura que permite incluso a quienes jamás han jugado su versión en linea, comprender lo que cuenta. Desde mostrar las particularidades de Piltover (próspera y científica) y Zaun (su reverso oscuro) hasta campeones conocidos por los fanáticos. La serie está pensada para una audiencia más amplia que los jugadores y eso es un punto alto que celebrar. 

Un argumento convincente que llena los espacios en blanco del juego 

En el argumento de la distopía tecnológica de la serie, hay un verdadero interés de dotar a los personajes de profundidad. Tanto las hermanas, Vi y Jinx, como los socios científicos Jayce y Viktor, son reflejos del juego pero también de un relato mayor. Uno que además, tiene especial interés en mostrar una inesperada tridimensionalidad en los populares personajes. Con un contexto semejante, Arcane: League of Legends celebra su esencia, pero también se atiene a una idea nueva. Crear un universo rico en interés para un nuevo lugar en el que narrar su emocionante percepción sobre el poder, la magia y la tecnología.