Los rumores se han hecho realidad. Microsoft finalmente ha anunciado nuevas tarjetas de expansión de almacenamiento para sus Xbox Series Series X|S. Se trata de dispositivos Seagate de 512 GB y 2 TB, que se suman a la opción de 1 TB que está disponible en el mercado desde finales de 2020.

Microsoft indica en una publicación de blog que la tarjeta de expansión de almacenamiento de Seagate para Xbox Series X|S de 512 GB tendrá un costo de 139,99 dólares. La misma se lanzará inicialmente en Estados Unidos a mediados de noviembre y luego llegará a otros mercados.

La tarjeta de expansión de 2 TB, por su parte, se podrá reservar desde diciembre en Estados Unidos y más tarde en otros mercados. Costará 399,99 dólares. Esto es, sorprendentemente, 100 dólares menos que el precio oficial de una Xbox Series X. Y, por si esto fuera poco, es el mismo precio que una Xbox Series S.

Microsoft y Seagate aún no han revelado cuándo llegarán estas tarjetas de expansión para Xbox Series X|S a otros países. Tampoco han brindado detalles sobre sus precios en euros, aunque ya aparecen entre las opciones disponibles en la web de la compañía de almacenamiento para España.

Las Xbox Series X|S solo pueden usar tarjetas Seagate, por ahora...

Crédito: Microsoft

Con juegos de nueva generación cada vez más presentes, contar con una tarjeta de expansión en una Xbox Series X|S es una alternativa importante, sino se desea descargar e instalar los títulos una y otra vez por falta de almacenamiento. Lo cierto es que, por ahora, la opción de Seagate es la única opción.

Microsoft tiene un acuerdo con Seagate, por lo que limita que se puedan usar otro tipo de soluciones. Su principal competidor, Sony, promueve una estrategia diferente y sí permite que se puedan usar unidades de expansión de distintos fabricantes, aunque su instalación no es tan sencilla.

Los de Redmond defienden este SSD interno personalizado al asegurar que cuenta con Xbox Velocity Architecture, una tecnología que brinda altas tasas de transferencia de datos que mejoran el rendimiento de las consolas. Aunque es ideal para los juegos de Xbox Series X|S, los títulos anteriores también presentarán mejoras significativas en los tiempos de carga.