Tras entregar unos resultados espectaculares durante el tercer trimestre fiscal de 2021, Tesla se unió a la privilegiada lista de compañías que han alcanzado una valoración de un billón de dólares —un trillón en Estados Unidos—. Evidentemente, estamos ante el primer fabricante de vehículos que lo logra, lo cual representa un hito superlativo para una compañía que ni siquiera ha cumplido 20 años.

Antes de Tesla, Apple y Amazon lo consiguieron durante agosto y septiembre de 2018, respectivamente. Tres años después, durante junio del año en curso, Microsoft se unió al exclusivo club. Curiosamente, las cuatro empresas son de Estados Unidos, dos de California y dos de Washington.

Los últimos días solo han sido de buenas noticias para Tesla. La semana anterior, los dirigidos por Elon Musk reportaron ingresos netos por 1.620 millones de dólares en el tercer trimestre de 2021. De hecho, es la segunda vez que superan la barrera de los 1.000 millones en cuanto a ganancia neta se refiere. Días previos dieron a conocer que se entregaron 241.300 coches y se fabricaron 237.823 durante el mismo periodo mencionado.

Hace unas horas, la firma de análisis Jato Dynamics informó que el Tesla Model 3 fue el coche más vendido en Europa en septiembre de 2021. En total se vendieron 24.591 unidades. Ojo, dejó atrás a vehículos compactos de combustión que regularmente ocupaban las primeras posiciones, entre ellos el Renault Clio, Dacia Sendero y Volkswagen Golf . Es la primera vez que un eléctrico ocupa la cima de ventas en el viejo continente.

Tesla triunfa en medio de la escasez de chips

Los más recientes logros de Tesla surgen en medio de una época de crisis para el sector automotriz. La escasez de componentes ha provocado que algunos fabricantes detengan temporalmente su producción, principalmente en Estados Unidos. Tesla, sin embargo, ha podido eludir estos obstáculos al recurrir a hardware alternativo y la modificación de su software. No han quedado totalmente libres de daños, pero han sabido resistir el impacto de manera ejemplar.

En junio, el propio Elon Musk, CEO de Tesla, mencionaba lo siguiente: "Pudimos usar chips alternativos y reescribir el firmware en cuestión de semanas. No se trata solo de cambiar un chip; también tienes que reescribir el software".