Con El juego del calamar está sucediendo algo similar que con La casa de papel. Es decir, la serie asiática es tan exitosa que se ha convertido en un fenómeno cultural capaz de trascender más allá del entretenimiento. Sabemos que los trajes y máscaras de El juego del calamar serán la sensación del Halloween, pero en Corea del Sur también los están usando durante una propuesta, que es una situación seria.

El pasado 20 de octubre, según un reporte de The Strait Times, decenas de miles de trabajadores sindicalizados salieron a las calles de Seúl para levantar la voz. ¿El motivo? Exigen mejores condiciones laborales y un aumento en el salario mínimo. Los involucrados iniciaron la protesta pese a las constantes advertencias del gobierno, que previamente había prohibido la aglomeración de personas debido a las restricciones sanitarias provocadas por la pandemia.

Sin embargo, ni siquiera la COVID-19 evitó que los afectados se manifestaran. Curiosamente, algunos trabajadores recurrieron a los trajes de El juego del calamar para atraer la mayor atención posible, y lo lograron. Comentan que, como sucede con los personajes de la serie de Netflix, ellos también están "luchando por ganarse la vida". Ciertamente no están dentro de un juego violento, pero se entiende muy bien lo que intentan transmitir.

Cabe mencionar que en otras regiones del país también hubo trabajadores que mostraron su descontento mediante una huelga. En total, de acuerdo al citado medio, 550.000 personas detuvieron sus actividades durante un día entero. En Seúl, 27.000 trabajadores se manifestaron pacíficamente, y fue el único lugar donde fue posible observar la vestimenta de los guardias de El juego del calamar.

Puedes estar seguro que ni Netflix ni Hwang Dong-hyuk (creador de El juego del calamar) esperaban que la producción tuviera este impacto. Desde luego, en la plataforma de vídeo en streaming se han encontrado con una mina de oro que aprovecharán tan pronto como sea posible. Aunque todavía no existe un pronunciamiento oficial sobre una segunda temporada, el final de la primera dejó la puerta abierta a una continuación. ¿Seong Gi-hun logrará vengarse de los organizadores de los juegos? Lo sabremos en el futuro.