El pasado mes de agosto, Samsung presentó su nueva gama de teléfonos plegables, los Samsung Galaxy Z Fold3 y Z Flip3 5G. Aunque acapararon gran parte de los titulares, no fueron los únicos productos presentados por la marca coreana. Junto a ellos, Samsung amplió el ecosistema de dos gamas de producto que ya conoce muy bien; por un lado la de los smartwatches, con el Samsung Galaxy Watch4 y el Samsung Galaxy Watch4 Classic, y por otro, el de los auriculares, con los Samsung Galaxy Buds2.

Para muchas personas, poder tener un ecosistema de productos de la misma compañía es importante. Samsung lleva años presente en las principales gamas de producto, no sólo de telefonía, sino también de audio y vídeo o gama blanca. Para todas las personas que confían en Samsung y sus productos, es un punto positivo poder formar un ecosistema de productos donde la interacción entre cada uno de ellos sea completa y llena de posibilidades.

En cuanto a teléfonos, Samsung ya ha dejado claro por dónde cree que va el futuro de los smartphones, inaugurando hace dos años una nueva categoría de dispositivos plegables, que marcan un nuevo hito en cuanto a innovación y diseño al mismo tiempo que amplían los límites de la productividad. 

Uno de los tándems que mejor funciona es el de smartphone+smartwatch, actuando el segundo como una extensión del primero e incluso añadiendo nuevas funciones en algunos campos, como la monitorización de la actividad física, con sensores avanzados en la muñeca.

A nadie le sorprende ya ver a personas interactuando con ellos: respondiendo llamadas, leyendo notificaciones o incluso realizando pagos móviles. En esta categoría, Samsung es una de las empresas pioneras en el lanzamiento de relojes inteligentes, posicionándose como una de las mejores elecciones de compra.

Los beneficios de un sistema operativo abierto

Los nuevos Samsung Galaxy Watch4 y Samsung Galaxy Watch4 Classic representan una importante mejoría con respecto a su predecesor, e incluso otros smartwatches de otras marcas. Para empezar, en esta ocasión incorporan como novedad el sistema operativo WearOS, desarrollado por Samsung en colaboración con Google.

La elección e implementación de este sistema operativo hace que la experiencia del smartwatch junto a los smartphone Galaxy, sea aún más fluida, gracias entre otros aspectos a la capa de personalización One UI Watch. De esta manera, las aplicaciones que sean compatibles pueden instalarse automáticamente en el smartwatch cuando se hayan descargado antes en el teléfono. 

Los nuevos Samsung Galaxy Watch4 y Samsung Galaxy Watch4 Classic utilizan WearOS, que ayudan a sacarle más partido aún a nuestro smartphone.

Por ejemplo, una de las aplicaciones más utilizadas, Google Maps, permite la perfecta interacción entre ambos dispositivos. Podremos buscar una ruta en el teléfono antes de salir y luego ir siguiendo las indicaciones desde los nuevos Samsung Galaxy Watch4. Lo mismo funciona con otras apps como Samsung Pay o el asistente de voz Bixby. 

Samsung Galaxy Buds2: todavía mejor calidad de sonido

El tercer dispositivo que más utilizan las personas son los auriculares. Al hecho principal de recibir y realizar llamadas, se han añadido nuevos usos gracias al éxito que están teniendo las plataformas de contenido en streaming, ya sea a través de series y películas, donde los usuarios pueden consumir en lugares públicos, o con la creciente demanda de los podcasts. 

Cuando hablamos de auriculares, influyen varios aspectos, por un lado, el más importante: la calidad de sonido. Por otro, la autonomía, que no nos deje tirados a mitad de día. Y el tercero, la conectividad, que sean fáciles de emparejar con nuestro dispositivo.

En cuanto a auriculares, tener un único ecosistema permite cambiar con facilidad el lugar desde el que sale el audio, desde el teléfono, el reloj o incluso una tablet. 

En el pasado Unpacked, Samsung presentó los Samsung Galaxy Buds2, que vienen a completar el ecosistema de los productos Galaxy. Estos nuevos auriculares destacan por su calidad de sonido sin precedentes, gracias a sus altavoces dinámicos bidirecccionales y su cancelación de ruido activa, con dos micrófonos que detectan el sonido ambiente y eliminan el ruido de fondo, reduciéndolo hasta en un 98%. 

Pero no sólo eso ya que también destacan por la facilidad con la que se introducen y funcionan dentro del ecosistema Galaxy. Aquí interviene de manera activa Auto Switch, que permite que podamos movernos entre diferentes dispositivos de una manera muy sencilla. Por ejemplo, podremos cambiar el audio desde la tablet, mientras vemos una película, a reproducir nuestra música desde el Samsung Galaxy Watch4. Además, el propio reloj también ofrece la posibilidad de activar o desactivar la cancelación de ruido o conocer el estado de la autonomía. Estas funciones antes sólo estaban disponibles desde la app del teléfono móvil. 

Todos estos factores hacen que cada vez más, cuando un usuario se enfrenta a la decisión de qué dispositivo comprar, no lo haga de una manera individual, sino que lo haga pensando de una manera más global, sumando por un lado la confianza que le da una marca, con las posibilidades que tiene de poder seguir ampliando sus equipos a medida que sus necesidades cambien. Y en cuanto a ecosistemas, Samsung tiene uno de los más completos.