El éxito de Factorial con sus 80 millones en una ronda de financiación con origen en Tiger, el peculiar fondo de Estados Unidos, o la más reciente de Seedtag con 40 millones liderados por Oakley tienen un punto en común: fondos extranjeros tomando las riendas de las grandes operaciones. Es un gran cambio en un ecosistema que nada se parece al de hace unos años. Al menos así lo ve Fernando Dal Re Olleros, miembro de TheVentureCity –fondo especializado en la inversión en startups para su internacionalización–.

El actual miembro de TheVentureCity viene de largo en el sector, en 2010 creo su propia compañía "cuando casi ni había startups en España y si ibas a un evento ya conocías a todos en el sector". Un momento en el que se invertían un total de 100 millones de euros al año en el total del ecosistema, pasando a los más de 1.000 millones en la actualidad. Su emprendimiento nacía como una red social para médicos, justo en los años de las grandes redes sociales. Justo en los años dorados de Tuenti, Job and Talent y Facebook. "No funcionó, llegamos en un momento demasiado temprano", explica. La cosa viró a un plataforma de cursos para médicos –Pupilum–. La segunda oportunidad sí que cuajó, tanto que terminó vendiéndose el año pasado".

Ahora todo ha cambiado. Estos últimos meses "hemos visto operaciones que son más grandes que todo el capital de los fondos en España, como la de Factorial", explica Dal Re a Hipertextual. Y el motivo está muy claro: "Muchos de los fondos en España están participados por Fondico, lo que les obliga a invertir en empresas españolas; también se ha trabajado mucho en fondos semilla y Series A", para las grandes operaciones de más de 25 millones "no hay fondos". Pese a que Fernando asegure que ya se está trabajando en ello aunque aún no se haya anunciado

Cuando se invertía en 2010 aquí en España se hacían ventas de 20 a 25 millones y ya eran los grandes exits

Es una de las herencias que el ecosistema está intentando solucionar, pero también es una muestra de la evolución: la internacionalización de los procesos. Algo en lo que trabaja firmemente TheVentureCity. Y uno que ahora está detrás de los grandes exits que ya comenzaron con el hito de Idealista, una gran operación a la que luego suguieron Returnly, Deporvillage o Holded como los ejemplos más recientes.

"Cuando se invertía en 2010 aquí en España se hacían ventas de 20 a 25 millones y ya eran los grandes exits, pero no había muchos más ejemplos. Ahora sí porque hay más liquidez en empresas extranjeras, y más unicornios en España que generan más interés", apunta Fernando; también para aquellos que quieren salir a cotizar en bolsas internacionales o bajo modelos SPAC como el de Wallbox. Aunque Fernando no se muestra experto en salidas a bolsa, sí que confirma que es una muestra de que el mercado del lado de la liquidez está muy bien. Pero teniendo presente que estas operaciones son complejas y teniendo en cuenta que el hecho de no tener histórico implica una valoración a futuro que puede acertar, o no.

También existe algo que hace unos años no se tenía: "Inversores y emprendedores que crearon algo y vuelven con otra cosa porque aprendido y crecido mucho".

Los sectores del momento para TheVentureCity

En TheVentureCity llevan tiempo invirtiendo en startups y afirman que no tienen ningún límite a la hora de elegir sectores de negocio. Pero, como todos, tienen sus preferencias.

Fintech e insurtech, así como todos los temas de datos e inteligencia artificial, son los dos que están en el centro de la atención. Por supuesto, todo lo que tenga que ver con la educación digital alentadas por las grandes salidas a bolsa del año: Babbel en Alemania o Duolingo en Estados Unidos.

En el caso de TheVentureCity, el interés ha venido por la vasca Smowltech, dedicada al software de vigilancia para no copiar en exámenes. También mantienen el interés en un sector turístico muy tocado por la pandemia. Principalmente por "empresas que aunque ahora no tenga tracción sí que pueda funcionar a futuro".

Deja un comentario

Deja tu comentario