La semana anterior, la PS5 recibió la actualización más importante desde su lanzamiento. Entre las diferentes novedades se encuentra, por ejemplo, la posibilidad de expandir el almacenamiento SSD a través de la ranura M.2. Sin embargo, el update también viene acompañado de una pequeña sorpresa que pasó desapercibida para la gran mayoría. De hecho, Sony nunca la mencionó. Hablamos de un ligero salto en rendimiento al ejecutar ciertos juegos.

En Digital Foundry, el portal especializado en análisis técnico de hardware y software de videojuegos, descubrieron que la PS5 ofrece un mejor rendimiento en títulos como Control y Devil May Cry 5. Eso sí, no esperes que la diferencia sea demasiado significativa, pues la mejora máxima es de apenas un 3%. De acuerdo al citado medio, este porcentaje impacta en momentos donde interviene el Ray Tracing (Trazado de rayos) en los mencionados juegos.

"En escenarios muy selectos, parece que todas las PlayStation 5 funcionan más rápido que antes con este nuevo firmware. Solo un par de puntos porcentuales, creo que lo máximo es un 3%, pero puede tener un margen de error del 1%", mencionó Richard Leadbetter. El susodicho resaltó "todas las PlayStation 5" porque, como seguramente sabes, Sony lanzó recientemente una revisión. Este modelo, ya disponible en tiendas, pesa menos porque integra un disipador más pequeño.

DigitalFoundry explica que estos cambios inesperados fueron identificados desde le beta del firmware 2.0, no obstante, Sony los mantuvo en la versión final del update. Ahora bien, al tratarse de un aumento menor, lo más probable es que muchos jugadores ni siquiera se percaten. Pese a lo anterior, no deja de ser interesante que la PS5 mejore ligeramente su rendimiento con ayuda de una "simple" actualización de software.

En el pasado, previo al lanzamiento de la PS5, Sony anticipó que era capaz de cambiar el comportamiento de ciertos componentes a través de actualizaciones. En aquel momento hablaron de la velocidad del ventilador, que podía ajustarse en el futuro si los juegos así lo requerían. Y es que, como ocurrió en anteriores generaciones, los títulos que verdaderamente aprovecharán el hardware next-gen llegarán, con suerte, a partir de 2023.