El mes pasado, Sony empezó a distribuir en algunas regiones una versión más ligera de la PS5 con un disipador más pequeño. Cuando la consola revisada empezó a llegar a manos de los usuarios, entre ellos el YouTuber Austin Evans, algunos aseguraron que la temperatura de la nueva versión era más elevada. No obstante, una prueba reciente demuestra lo contrario.

En esta oportunidad, los miembros de Hardware Busters se dieron a la tarea de analizar en profundidad el sistema de refrigeración de la PS5 original (CFI-1000) y la revisada (CFI-1102A). La prueba incluyó medir la temperatura de la APU, la memoria, los módulos reguladores de voltaje y el aire de escape mientras ejecutaban Devil May Cry 5.

Para sorpresa de muchos —pero para algunos otros no—, el microprocesador del modelo revisado de la PS5 funcionó aproximadamente 11 ºC por debajo del modelo de lanzamiento. Es decir, el test arrojó cifras de 40.08 ºC frente a 51.15 ºC. “Ahora es evidente que el disipador de calor de la nueva PlayStation 5 funciona mejor", señalaron.

La memoria de la PS5 se calienta más, pero no debería ser un problema

Crédito: Hardware Busters

Eso sí, la temperatura de la memoria resultó ser algo más elevada en la nueva PS5. La prueba registró 40.88 ºC en el modelo original y 48.2 ºC en la variante revisada. Sin embargo, la fuente señala que estos resultados no deben tomarse como definitivos y, debido al proceso de fabricación, otras consolas pueden arrojar valores diferentes.

No obstante, el equipo de Hardware Busters llegó a la conclusión que la mayoría de los aspectos que intervienen en que consola se mantenga fresca son idénticos en ambos modelos. "Tienen exactamente los mismos ventiladores, el consumo de energía es prácticamente el mismo, la velocidad de los ventiladores es también la misma… la única diferencia está en el tamaño del disipador de calor", señala el equipo.

Las revisiones de consolas son completamente normales. No se trata de algo exclusivo de la PS5, pues lo mismo ocurrió con la PS4 y generaciones anteriores de la plataforma. Lo cierto es que estos cambios, por lo general, están pensados siempre para mejorar la experiencia de los usuarios. No solo ofreciendo hardware más compacto o liviano, sino también mejorando la vida útil del dispositivo.