Acabamos de saber que julio de 2021 ha sido el mes más caluroso en todo el mundo desde que hay registros; en parte debido a las olas de calor que se dieron durante el mes. Pero el cambio climático no nos deja respirar ni un segundo. La semana pasada fue Italia, con registros también históricos. Y ahora, la Agencia Estatal de Meteorología para el tiempo y el clima (Aemet) ha publicado en Twitter que la estación de Montoro-Vega Armijo, en Córdoba, registró 47,4 grados centígrados el pasado 14 de agosto.

El miércoles, 11 de agosto, comenzó en España una nueva ola de calor. Las autoridades ya habían advertido que las temperaturas iban a ser altas y que no comenzaría a remitir hasta principios de esta semana. Ahora, el calor va poco a poco descendiendo. Sin embargo, la ola de calor nos ha dejado unas altas temperaturas históricas como la registrada en esta zona de Córdoba.

Ola de calor y otros fenómenos climáticos extremos

La estación de Montoro-Vega Armijo, en Córdoba, registró 47,4 grados centígrados el pasado 14 de agosto

Para volver a ver unas temperaturas tan altas en la estación de Montoro-Vega Armijo, en Córdoba, hay que mirar a 2017. Ese año, la estación llegó a marcar 47,3º y también batió un récord.

En este caso, la ola de calor ha sido el detonante para que se registren estas altas temperaturas. El problema es que las condiciones climáticas extremas cada vez van a ser más comunes. Veremos muchas veces cómo se van cambiando estos récord históricos por otros nuevos. Tanto con altas como con bajas temperaturas.

El problema no es la Tierra, ella no sufre. Pero sí sufrimos quienes la habitamos. Si no paramos las olas de calor y de frío, en definitiva, el cambio climático, los que corremos peligro somos nosotros. Tanto los animales como la fauna; pero también las personas. Porque el cambio climático no perdona y mientras no hagamos nada, todos estos fenómenos climáticos se irán repitiendo y yendo a más. No podemos aclimatarnos a los cambios de temperatura rápidos y eso es un problema para los seres humanos.