El hackeo a Google+ fue una de las novelas de 2018. Por entonces, se descubrió que la fallida red social de Google había sido vulnerada en 2015 y que medio millón de usuarios se habían visto afectados. Los de Mountain View no lo revelaron oportunamente y el escándalo derivó en el cierre definitivo de la plataforma. Pero la historia no terminó allí. Poco después se presentó una demanda colectiva contra la compañía californiana, que terminó a mediados de 2020 con el acuerdo por una compensación económica que comenzó a pagarse en las últimas horas.

El dato peculiar es que la suma de dinero recibida por cada uno de quienes firmaron la demanda fue de US$ 2,15. Sí, dos dólares y quince centavos. Sin lugar a dudas, es un cierre ridículo para una aventura judicial que comenzó casi tres años atrás.

La novedad fue informada el pasado martes 2 de agosto a través del sitio web oficial de la demanda colectiva por el hackeo a Google+. De acuerdo con los datos formales, se espera que todas las personas que presentaron reclamos válidos hayan cobrado la risible compensación para el próximo 14 de agosto.

El hackeo a Google+ y una compensación económica irrisoria

Claramente, la suma de 2,15 dólares que ya comenzaron a cobrar los demandantes no es antojadiza. Según explica Ars Technica, el caso por el hackeo a Google+ se resolvió en junio de 2020 con un acuerdo entre las partes. En el mismo, Google se comprometió a pagar 7,5 millones de dólares como compensación por lo sucedido. Pero prácticamente la mitad de esa cifra se destinó a pagar gastos legales y administrativos.

¿Y el resto? Lo que quedó del dinero se dividió entre 1,720,029 personas que presentaron correctamente la documentación como parte del grupo de conciliación. De esta manera, entonces, ya fueron varios quienes recibieron sus "increíbles" 2,15 dólares por medio de una transferencia bancaria o a través de PayPal.

De esta historia se desprenden varias aristas. Por un lado, es evidente que el hackeo de Google+ le ha costado realmente barato a la corporación de Mountain View. Considerando los volúmenes económicos que manejan empresas de este tipo, US$ 7,5 millones no significan prácticamente nada.

Por otra parte, representa un tirón de orejas para quienes tal vez pensaron que se harían ricos por el simple hecho de llevar a Google a juicio. Que quede claro: el reclamo de los usuarios afectados por la violación a sus datos personales era justo, y la compañía debía hacerse responsable de sus actos.

Pero también es inevitable creer que, entre los casi dos millones de individuos que se repartieron el dinero, posiblemente hubo muchos que trataron de aprovechar la situación para "exprimir" las arcas de los californianos. Cualquiera sea el caso, esta novela termina siendo un fiasco casi tan grande como Google+ en sí.