La Xbox Series S no tiene una versión portátil. De hecho, todas las consolas de Microsoft están pensadas para ser utilizadas en el salón. Sin embargo, un curioso accesorio permite convertir rápidamente el dispositivo en una experiencia de juego totalmente portátil. Es decir, no requiere de un televisor convencional para poder funcionar.

No se trata de un accesorio oficial de los de Redmond, pero sí de un proyecto de Kickstarter que ha encantado a la comunidad. En tan solo 20 minutos ha superado ampliamente la meta de 9.703 dólares para su financiación, dándole el impulso necesario para que pueda hacerse realidad. El dispositivo, llamado xScreen, cuenta con una pantalla que se acopla fácilmente a la Xbox Series S. ¿Alguien recordó a la PlayStation 1 y su pantalla LCD de 5 pulgadas?

Los ingeniosos autores del proyecto han pensado en todo y su amor hacia los detalles queda expuesto en las imágenes que han compartido. La xScreen comparte líneas de diseño con la propia Xbox Series S, por lo que no se nota ninguna diferencia extraña al estar conectada a la consola. Además, se integra perfectamente a los puertos traseros, brindando funcionalidad absoluta.

Una Xbox Series S para jugar donde sea

El concepto de portabilidad es posible gracias a que la Xbox Series S es más pequeña y portable que su hermana mayor, la Xbox Series X. No obstante, sigue siendo una espectacular consola para disfrutar de títulos actuales. Ahora, gracias a la pantalla de 11,6 pulgadas con una resolución de 1080p a 60 Hz de la xScreen, en cualquier lugar.

Los vídeos en YouTube de xScreen muestran a usuarios disfrutando de la consola en diferentes sitios. Desde una sala de estar hasta un coche. Puede que muchos se pregunten cómo es esto posible. Sencillamente porque el dispositivo no requiere alimentación adicional y convierte a la Xbox Series S en una auténtica consola portátil.

No obstante, la consola sí requerirá de una conexión a la corriente eléctrica. Sin embargo, esto no será un problema, ya que hay múltiples opciones disponibles en el mercado para poder brindar la alimentación necesaria directamente desde el vehículo.

Ahora, la pregunta que todos deben estar haciéndose. ¿Dónde comprar la xScreen para la Xbox Series S? De momento, como está en su período de financiación en Kickstarter, se debe apoyar la idea con $186 dólares ($249 dólares australianos). El mencionado precio será un 24% más bajo que el definitivo, que se ubicará en los $250 dólares (329 dólares australianos) cuando salga al mercado.