Las aplicaciones y servicios online evolucionan igual que los seres vivos. Se adaptan al terreno. Sobreviven cambiando y potenciando lo que los hace mejores, copiando características de la competencia. WhatsApp, una de las apps móviles más descargadas del mundo, nació como una manera de decirle a tus amigos qué andabas haciendo. Hoy es una aplicación para enviar y recibir mensajes de texto y audio, hacer llamadas y videollamadas, intercambiar archivos y mucho más. El caso de Twitter es similar.

En la actualidad se ha convertido en una plaza pública en la que se encuentra posiciones ideológicas de todos los colores. De ahí su mala fama y la falta de tacto entre algunos de sus usuarios cuando debaten con otros en temas polémicos. Pero en sus orígenes, Twitter debía ser una versión mejorada de LiveJournal. La idea inicial era crear un diario personal en tiempo real en el que cualquiera pueda compartir qué hacía o en qué pensaba en un mensaje de texto del tamaño de un SMS, tan populares en aquel entonces.

Con el tiempo, Twitter ha incorporado el audio, el vídeo, las imágenes y las animaciones GIF. Ha intentado emular funciones de sus rivales, como Facebook, Instagram o Snapchat. Pero su sencillo origen textual lo mantiene como el lugar predilecto para que políticos, actores y famosos en general se comuniquen con sus fans, seguidores y con todo el mundo sin pasar por el filtro de los medios de comunicación. Veamos cómo empezó todo.

Hola, mundo

En programación, se suele usar la expresión “Hola, mundo”, “Hello World” en inglés, para iniciarse en cualquier lenguaje. Es el programa más simple. Precisamente, esta expresión refleja muy bien lo que es Twitter. Un altavoz para saludar al mundo. No por nada, entre los Trending Topics suelen abundar expresiones como “Buenos días” o “Feliz Viernes”.

Esto viene a cuento porque el primer mensaje que se publicó en Twitter, en marzo de 2006, era un simple “Just setting up my twttr”, que en castellano traducimos por “Sencillamente configurando mi twttr”. Hace poco se ha popular por venderse en forma de NFT por casi 3 millones de dólares. Como curiosidad, ese primer mensaje era automático. El primero que enviabas cuando te creabas una cuenta.

Jack Dorsey, la cara visible de Twitter, tenía en mente una versión de LiveJournal más simple y que permitiera publicar en tiempo real. Un diario digital con mensajes escuetos. Algo mucho más breve que Blogger o que Medium. A camino entre la red social y la mensajería instantánea, la idea no distaba mucho del origen de WhatsApp, ideado años más tarde. La comunicación interpersonal no era el eje central. Más bien se trataba de decirle al mundo qué estabas haciendo.

Que se hiciera mediante mensajes de texto tipo SMS fue idea tanto del propio Jack Dorsey como de Biz Stone. En realidad, según las fuentes, tanto Biz Stone como Evan Williams habían ideado una herramienta interna para su empresa con la que hablar mediante mensajes escritos. En el origen del Twitter primigenio también aparecen otros nombres, como Noah Glass o Evan Henshaw-Plath. Pero vayamos por partes.

Los talentos acaban encontrándose

Jack Dorsey es en la actualidad CEO de Twitter desde que fuera nombrado como tal en octubre de 2015. Curiosamente, ya ocupó este cargo entre 2006 y 2008. En sus dos primeros años de vida. Entonces abandonó el cargo, creó Square, una empresa de pagos online y volvió en 2011 a Twitter como presidente ejecutivo. Y de ahí vuelta a CEO.

La historia de Twitter como tal empieza antes de 2006. Dorsey cursó estudios en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Misuri y luego se trasladó a la Universidad de Nueva York. Sin embargo, no acabó sus estudios. En cambio, en 2000 creó un antecesor de Twitter que informaba a tus contactos de lo que hacías a través de BlackBerry y mensajes de correo electrónico. Una especie de LiveJournal más simple y que permitiera informar en tiempo real. La idea no cuajó. Pero tras mudarse a Oakland, California, empezó a trabajar en Odeo, una empresa de podcasting. Y las cosas cambiaron.

Odeo, la plataforma de podcasting creada en 2005 por Evan Williams y Noah Glass

Allí su idea de app de mensajes cortos estilo SMS fue bien recibida, hasta el punto de que fue implementada como herramienta de comunicación interna. En ese proyecto también participaron otros nombres que luego serán parte importante de Twitter, como Evan Williams o Noah Glass. Precisamente de ellos viene el nombre de twttr, similar a Flickr, muy popular por aquel entonces. Dorsey lo había bautizado inicialmente como Status.

El propio Dorsey y Florian Weber crearon la primera versión de Twitter para la comunicación interna de Odeo. En julio de 2006 se hizo pública al mundo y a finales de ese año, Biz Stone, Evan Williams, Jack Dorsey y otros empleados de Odeo crearon su propia compañía, Obvious Corporation. Con ella compraron Odeo, creada en 2005 por los mismos Evan Williams y Noah Glass. Así pasaron a ser propietarios de Twitter sin depender de los inversores. Finalmente, en abril de 2007, Twitter se independizaba como startup independiente.

Evan Williams, Biz Stone y Jack Dorsey, fundadores de Twitter

¿La principal razón para independizarse? Su enorme éxito en la conferencia SXSW (South by Southwest Interactive) de marzo de ese año. De 20.000 tweets diarios pasan a 60.000. Tres veces más. Y en gran parte se debió a la idea publicitaria que tuvieron en Twitter: colocar pantallas de plasma gigantescas donde cualquiera podía ver los últimos mensajes publicados en esta red social. El boca oreja hizo el resto. Y con la fama llegaron las primeras inversiones millonarias y una revalorización de Twitter entorno a los 20 millones de dólares.

Los primeros años de Twitter como tal

El año 2007, en el que Twitter nace como empresa independiente y como red social en auge, asentará las bases de lo que conocemos hoy. Por ejemplo, a finales de verano se introduce el hashtag, idea atribuida a Chris Messina.

El hashtag era una manera de destacar temas a modo de etiquetas HTML pero empleando el símbolo # (almohadilla) heredado de la red de chat IRC. Messina lo usó por primera vez pero en realidad no era una función oficial. Twitter tardó tiempo en implementarlo como tal. Mientras, los usuarios lo fueron usando por cuenta propia. Lo mismo ocurrirá con los retweets, los replies o las aplicaciones oficiales. A medida que los usuarios iban pidiendo funciones o las “creaban” por cuenta propia, Twitter iba adoptándolas poco a poco.

Twitter en 2007. Fuente: Web Design Museum

En el verano de 2008, Twitter recibirá una segunda ronda de inversión con nombres tan conocidos como Jeff Bezos. Por entonces, esta red social ya publica 100 millones de mensajes por trimestre. Y ese año finaliza con la salida de Jack Dorsey de Twitter. Como vimos, volverá a su empresa en 2011. A su regreso, en Twitter se publican 140 millones de mensajes al día y se asienta como red social de grandes eventos como la Copia Mundial de fútbol de 2010 o las finales de NBA de 2010.

Y, para terminar, algunas curiosidades sobre Twitter. Su mascota, el pájaro azul o blanco sobre fondo azul que caracteriza esta red social. Su nombre oficial es Larry T Bird, en honor al mítico jugador de los Boston Celtics, Larry Bird. El nombre se lo puso Biz Stone, uno de los fundadores de Twitter.

En cuanto al nombre. Como vimos, Jack Dorsey propuso Status, pero el resto del equipo vio que sería más adecuado un nombre más atractivo como Twitter. El propio Jack lo explica en 2011 con un mensaje. Quien acuñó el nombre fue Noah Glass, que le gustó la definición que daba el diccionario de Oxford: “a short inconsequential burst of information, chirps from birds”, que podríamos traducir como “una breve ráfaga de información intrascendente, gorjeos de pájaros”. Como el dominio Twitter.com estaba ocupado, lo acortaron a twttr, pero pronto volvieron al nombre original, en cuanto pudieron hacerse con el dominio oficial.

https://twitter.com/YiyingLu/status/1064005778703433729?s=20

Más curiosidades. Durante años, como pantalla de error de Twitter veíamos una ballena transportada por pájaros. Se la acabó llamando FailWhale y su responsable es la artista Yiying Li. El dibujo original estaba pensado para una tarjeta de cumpleaños digital. Y Twitter la compró en un sitio web de imágenes de stock.