El metano en Marte es una de sus grandes incógnitas. El rover Curiosity de la NASA ha detectado en varias ocasiones pequeñas emisiones de este gas. Sin embargo, el ExoMars Trace Gas Orbiter (TGO) de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) no ha sido capaz de encontrar metano en la atmósfera de Marte. ¿Qué está pasando con el metano? ¿Por qué se le presta tanta atención a este gas, aunque aparezca en pocas cantidades? ¿Ha encontrado Curiosity la fuente de emisión?

Comencemos con la importancia de la presencia del gas metano en Marte. Este se puede producir por dos motivos: debido a que haya microbios en el planeta o procesos volcánicos ocultos a la vista. Cualquiera de las dos opciones sería muy interesante. La primera, porque si damos con los microorganismos sabremos que no estamos solos en el universo. Y, la segunda, porque Marte, a nivel geológico, parece que está muerto, al menos a día de hoy. Encontrar algún volcán activo nos haría replantearnos muchas cosas. Además, si hay volcanes y agua líquida cerca no deberíamos descartar, tampoco, la presencia de vida.

Por otra parte, la vida útil de este gas es de 330 años antes de que el sol lo descomponga. Es tiempo suficiente como para que, si hay microbios, quizás todavía estén vivos. O si es un volcán oculto, todavía esté en funcionamiento. Pero no nos adelantemos todavía. Ya que otra opción, que podría estar cogiendo fuerza los últimos años, es que se trate de una bolsa de metano de cuando Marte sí tenía actividad volcánica. Por esto es tan importante seguir investigando y para ello Curiosity es una herramienta muy necesaria.

Fuente de metano en Marte

Curiosity ha detectado hasta seis emisiones de metano en el cráter Gale

Desde 2012, cuando aterrizó en el planeta rojo, Curiosity ha detectado hasta seis emisiones de metano en el cráter Gale, donde se encuentra. Las emisiones eran muy pequeñas, pero el rover de la NASA estaba preparado para ello. Su instrumento llamado Espectrómetro de Láser Sintonizable fue el que hizo posibles las diferente mediciones, explican desde Science Alert. Por desgracia, el TGO de la ESA no pudo encontrar metano en la atmósfera marciana. Por lo que no podemos entender todavía cómo es el ciclo de este gas.

Sin embargo, unos investigadores del Instituto Tecnológico de California creen haber dado con la respuesta: Curiosity está muy cerca de la fuente de emisión y por eso es capaz de captar el metano. "[Los hallazgos] apuntan a una región de emisión activa al oeste y al suroeste del rover Curiosity en el suelo del cráter noroeste", escribieron los investigadores en su artículo. "Esto puede invocar la coincidencia de haber seleccionado un lugar de aterrizaje para el Curiosity que se encuentra junto a un lugar de emisión de metano activo".

Estudio sin revisión por pares

A pesar de que esto pinta muy bien, ya que el rover podría acercarse a la zona para explorar y entender mejor qué pasa con este gas; la realidad es que se trata de un estudio que está a la espera de ser publicado en una revista científica, por lo que todavía no ha recibido la revisión por pares necesaria.

Todavía no terminamos de entender qué está pasando con el metano, pero sí que los rovers de la NASA y las misiones internacionales, como el TGO de la ESA, nos ayudarán a entender mucho mejor lo que sucede. Quizás no encontremos vida en Marte, pero vamos por buen camino en el ámbito de la exploración espacial.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.