En los últimos años, Google ha redoblado sus esfuerzos para reforzar la privacidad y seguridad en sus múltiples servicios y plataformas. Una de ellas es Google Play, la tienda digital de aplicaciones de Android. Como parte de su agresiva estrategia, los de Mountain View actualizaron la política de dicha tienda con cambios clave que podrían suponer un antes y un después; no solo para los desarrolladores, también para los usuarios de Android.

Entre los cambios introducidos se encuentra la obligación que ahora tienen los desarrolladores de informar públicamente qué datos recaban sus aplicaciones y para qué los usan. ¿Te suena familiar? Sí, es un lineamiento similar al que Apple está solicitando desde 2020 en la App Store. La idea, también en el caso de Google Play, es que los usuarios conozcan exactamente qué información están proporcionando a las apps y cómo estas la gestionan.

La transparencia ante todo

"Debes ser transparente sobre la forma en que manejas los datos del usuario. Eso significa divulgar el acceso, la recopilación, el uso y el intercambio de datos de en tu aplicación, y limitar el uso de los datos a los propósitos divulgados", explica la nueva política de Google Play. Si la información se considera sensible, como podrían ser los datos personales, de autenticación, financieros o relacionados a la salud, por mencionar algunos, el desarrollador deberá cumplir con normas adicionales.

La aplicación no podrá recopilar ni usar datos sensibles si sus funciones no dependen directamente de ellos. Además, la normativa de Google Play deja claro que, al mencionar "compartir datos personales y sensibles", también toman en cuenta la intervención de herramientas de desarrollo (SDK) y servicios de terceros. Es decir, si una app no recaba información de manera directa, pero es un intermediario para otra plataforma, igualmente deberá alinearse a las reglas.

De igual manera se especifica que las aplicaciones que usan datos para mostrar publicidad deben seguir las pautas que corresponden a los anuncios. Asimismo, el desarrollador debe garantizar que la información se encuentra segura. Incluso recomiendan el uso de métodos de cifrado o la transmisión a través de canales seguros, como HTTPS. Para finalizar, queda estrictamente prohibido vender los datos personales de los usuarios.

Google Play prohibirá las apps que promuevan el contenido sexual

En lo referente a la seguridad, Google Play prohibirá "aplicaciones que contengan o promuevan el contenido sexual o la profanidad. Incluida la pornografía, o cualquier contenido o servicio destinado a ser un gratificante sexual". En esta categoría se incluyen, por ejemplo, las apps de citas que ofrecen "actos sexuales a cambio de una compensación". Lo mismo aplica para aquellas aplicaciones que "degradan a las personas", como las que prometen desvestir gente.

Google Play establece que sus nuevas directrices entrarán en vigor desde el 1 de septiembre en función de la categoría de cada conjunto de normas. Algunas de ellas se harán esperar hasta el 1 de abril de 2022. Sin embargo, si la funcionalidad actual de una aplicación no está alineada con la normativa actualizada, sus desarrolladores tendrán un periodo de al menos 30 días a partir de hoy para realizar los ajustes necesarios y cumplir con el reglamento.