El lanzamiento de Windows 11 hizo a muchos conocer qué son y para qué sirven los chips TPM 2.0. Esto se debe a que este componente incorporado en la motherboard es una de las exigencias que ha estipulado Microsoft para instalar su nuevo sistema operativo. Si bien la mayoría de los ordenadores actuales -de 2016 a la fecha- ya llegan con este módulo integrado, se ha generado bastante incertidumbre entre los usuarios. Y eso ha dado lugar a los especuladores.

Desde la presentación de Windows 11, se dispararon los precios de los chips TPM 2.0 que se pueden comprar en la web. Y el público no ha dudado en señalar al nuevo sistema operativo como el gran culpable de que esto suceda. La tendencia se ha visto en algunas de las tiendas en línea más importantes, con saltos de hasta 75 dólares en el precio.

Shen Ye, directivo de HTC, publicó una captura de pantalla que muestra cómo los chips TPM 2.0 pasaron de costar 24,90 dólares a 99,90 dólares en solamente 12 horas. "Microsoft, ¿puedes no imponer un requisito de TPM durante una escasez de componentes? Especialmente teniendo en cuenta que la mayoría de las placas base de escritorio admiten TPM sólo como un accesorio que se puede comprar", indicó también.

Es evidente que existen personas en el mundo que encuentran una oportunidad de negocios en todo. El alza en la demanda y el fuerte incremento de precios parece ser el trabajo de especuladores, quienes desean ganar más dinero revendiendo los módulos.

Windows 11 y el aumento en los precios de los chips TPM 2.0

Si te has encontrado con que la exigencia de TPM 2.0 puede significarte un problema al tratar de instalar Windows 11, presta atención. La demanda de los componentes y el impacto en los precios son completamente injustificados. La falta de información oficial y el temor son factores que juegan un rol clave en esta historia.

Según Robert Hallock, de AMD, la documentación técnica de Microsoft 11 asegura que futuras builds de Windows 11 funcionarán también con chips TPM 1.2, a pesar de la exigencia formal de TPM 2.0.

https://twitter.com/Thracks/status/1408157575091216384

De todas maneras, al redactar este artículo, nos encontramos con un dato extra que fue detectado por el periodista Tom Warren, de The Verge. Microsoft cambió la página web de requerimientos mínimos de hardware para Windows 11, y desaparecieron la compatibilidad con TPM 1.2 y el "piso suave" de compatibilidad con procesadores.

Por lo pronto, a no desesperar ni dejarse llevar por quienes tratan de sacar ventaja al público bajo cualquier circunstancia.