Es la noticia del mes en el mundo de las criptomonedas, y puede que fuera una de las del año si no fuera por la caída que ha sufrido Bitcoin en las últimas semanas. Este miércoles, en la Conferencia Bitcoin 2021 de Miami, el presidente de El Salvador Nayib Bukele, de 39 años, anunciaba ante todo el mundo que su país adoptaría Bitcoin como moneda de curso legal.

A la noticia le ha seguido mucho debate, varios memes impulsado por el propio Bukele -la foto con rayos en los ojos es un guiño a la comunidad- y pocas cosas claras.

La Ley inicial ya ha sido refrendada por el parlamento, una norma de apenas tres páginas que la experta en el mundo cripto/legal Cristina Carrascosa valoraba en su newsletter como “la única que ha podido leer desde el móvil”, dando a entender su escasa profundidad; al menos por el momento.

¿Tiene más de autobombo que de otra cosa? Bukele, que ha recibido tanto críticas positivas por su talante como negativas por su populismo, desde luego ha conseguido que hoy se esté hablando de El Salvador más que nunca. Agencias como AP han colocado este hito como uno de los remarcables en la historia del dinero, algo que, por supuesto, él ha tuiteado también.

https://twitter.com/nayibbukele/status/1401391067350581248

¿Pero qué hay detrás de todo esto?

La nueva ley establece que las empresas deben aceptar el bitcoin como forma de pago, y el gobierno permitirá que la gente pague sus impuestos con él también. El tipo de cambio con el dólar será fijado por el mercado, y los intercambios de dólares a bitcoin no estarán sujetos al impuesto sobre las ganancias de capital. La ley fue aprobada por una mayoría absoluta, con 62 de los 84 diputados dando su sí.

Buenas intenciones en un país sin apenas acceso al sistema financiero para la mayoría de población

El presidente Nayib Bukele dijo que la nueva ley facilitará a los salvadoreños que viven en el extranjero el envío de remesas a sus familiares en el país. El año pasado ingresaron en la economía salvadoreña unos 6.000 millones de dólares en remesas, lo que supone casi una cuarta parte del producto interior bruto del país. Alrededor del 70% de los salvadoreños carecen de acceso a la banca tradicional y a otros servicios financieros, dijo el presidente. El mandatario espera que el envío de remesas sea también más barato.

El año pasado, la comisión media era del 3% por transacción. La eliminación de esa comisión supondría para los salvadoreños unos 180 millones de dólares adicionales. El país ha utilizado el dólar estadounidense como moneda principal desde 2001. En aquel momento el gobierno intentaba estabilizar y apuntalar una economía que quedó destrozada por una sangrienta guerra civil de 12 años que terminó en 1992.

El Colón fue la única moneda de curso legal en El Salvador hasta el 1 de enero de 2001, cuando mediante la Ley de Integración Monetaria se completó el proceso de dolarización. Aunque el Colón sigue siendo una moneda de curso legal, el dólar estadounidense fue rápidamente adoptado como la principal moneda de curso legal”, explicaba el antiguo embajador de El Salvador en La India Ariel Andrade en una artículo en el que explicaba la intrahistoria de este movimiento.

Las remesas, una fuente de ingresos fundamental pero que es lesiva para El Salvador

“Desde entonces, ha surgido reiteradamente un fuerte debate político y académico sobre cómo la dolarización profundizó la dependencia económica de Estados Unidos y la necesidad de volver a la moneda propia para recuperar la política monetaria perdida al adoptar el dólar estadounidense”

Ariel Andrade, antiguo embajador salvadoreño

El uso del dólar como moneda principal en El Salvador ha hecho que el país tenga un control mínimo sobre su política monetaria; a todos los efectos, la Reserva Federal de Estados Unidos ejerce más poder. Adoptar el bitcoin no cambiará esta situación, por supuesto, ya que la oferta de la criptomoneda está limitada por las tasas de minería y, en última instancia, tiene un tope de 21 millones de bitcoins.

Sin embargo, la estrategia de inicio puede hacer que se suban al carro inversores, y quien sabe si revalorizar el país en futuras subidas de la criptomoneda. Lo que seguro que ya ha conseguido es un redoble de tambores mundial.

Desde que el Bitcoin se lanzó como la primera criptomoneda del mundo, sus defensores han hecho grandes afirmaciones sobre su poder para trastornar los sistemas financieros y cambiar la naturaleza misma del dinero. Pero hay una cuestión más sencilla que no se ha resuelto: ¿puede funcionar en el mundo real, para los asuntos mundanos de comprar y vender cosas y transferir dinero? El anuncio de El Salvador de que considerará el Bitcoin como moneda de curso legal puede dar una respuesta dentro de unos años.

Convertir El Salvador en un centro minero gracias a volcanes

La correlación de ideas locas ha seguido después de que Bukele anunciara la posibilidad de, para evitar las emisiones que produce el minado de Bitcoin, utilizar la geotermia de los volcanes para conseguir energía para este proceso.

https://twitter.com/nayibbukele/status/1402714926800674827

Bukele dijo que El Salvador podría convertirse en un centro de minería de Bitcoin -ahora que China lo ha vetado-. En un tuit afirmó que si solo el 1% del valor en circulación de Bitcoin terminara en El Salvador, entonces impulsaría el producto interno bruto de la nación en un 25%, aunque no ha explicado claramente el mecanismo a través del cual podría impulsar el PIB.

Sin embargo, hay un precursor notable del uso de Bitcoin en El Salvador: El proyecto Bitcoin Beach que se encuentra en El Zonte, un pequeño pueblo costero muy conocido como un importante destino de playa y surf.

El Salvador ya había hecho algunos experimentos

Este proyecto se remonta a principios de 2019, cuando a través de una gran donación “anónima” de Bitcoins; comenzaron a desarrollar un ecosistema sostenible para el uso de Bitcoin a nivel de base, "teniendo en cuenta que los usuarios serían personas y pequeñas empresas excluidas del sistema financiero sin cuentas bancarias", rememora Andrade.

El proyecto ha formado a personas en el uso de aplicaciones basadas en la tecnología de segunda capa Lightning Network, para realizar micropagos con Bitcoin: tiendas de alimentación, restaurantes, peluquerías, salones de uñas, ferreterías, empresas locales de agua y energía, etc, ahora reciben bitcoin como medio de pago.

Ese parece ser el germen de lo que hemos vivido estos días. “La creciente fama del proyecto por su carácter disruptivo, no pasó desapercibida y muchos de sus promotores, como Jack Mallers (CEO de Strike, una empresa de monederos digitales). Entraron rápidamente en contacto con el gobierno de El Salvador, lo que llevó a la rápida evolución de la iniciativa local a una nacional”, relata el ex embajador.

La noticia de que El Salvador adoptaba el Bitcoin como moneda de curso legal también ha sido una sorpresa a nivel interno. Queda por ver cómo se concreta todo, y si dentro de varios años, se ve la decisión de Bukele como una de las más adelantadas a su tiempo, o si sus imágenes con rayos en los ojos caen en el otro lado de la historia.

La actualidad tecnológica y científica en 2 minutos

Recibe todas las mañanas en tu email nuestra newsletter. Una guía para entender en dos minutos las claves de lo realmente importante en relación con la tecnología, la ciencia y la cultura digital.

Procesando...
¡Listo! Ya estás suscrito

También en Hipertextual: