El especial de la Reunión de Friends comienza tal y como terminó una de las sitcom más famosas de la televisión. El programa de reencuentro muestra las últimas secuencias del capítulo final transmitido ya hace más de una década como un corto recuerdo inevitable. 

Lo hace para dejar claro dos cosas. Esta no es una continuación de una historia cerrada para siempre con la imagen de la puerta púrpura más icónica de la televisión. Pero sí una celebración del fenómeno que todavía perdura en la nostalgia y el apoyo de un considerable grupo de fieles fanáticos. La Reunión de Friends no tiene intención de innovar, dar un soplo renovado al show o incluso replantearse su esencia. Es solo, tal y como anuncia, una reunión de amigos

Se trata, también, de una mirada curiosa al elenco que sostuvo sobre sus hombros una historia sin grandes complejidades. Los actores, tal vez aceptando su destino como iconos con un único logro, participan para hablar con entrañable cariño de sus personajes. Pero no hay nada forzado, artificial o incómodo en esta conversación repleta de referencias, sorpresas y una línea de tiempo discreta. 

La Reunión de Friends es un especial con todo lo que supone celebrar un momento único de la televisión. El que ocurrió antes de la llegada de los grandes fenómenos de la llamada edad dorada y de las producciones monumentales. El elenco, los personajes de Friends y la historia se sostienen sobre un recorrido entre risas por los mejores momentos del programa. 

Pero también, hay una meditada reflexión sobre lo que fue como hito de una ruptura en una forma de hacer televisión. Hay una desinhibida autoconciencia de lo que Friends simbolizó como diálogo entre un tipo de humor inocente y algo más complejo. Antes de las grandes épicas profundas e intelectuales que transformaron la televisión, estuvo Friends

Un gato apestoso, un vecino irritante y un elenco inolvidable en 'La Reunión de Friends'

Imagen promocional de 'La Reunión de Friends'

La reunión de Friends está llena de sorpresas. Con la conducción del, por una vez, comedido James Corden, el especial comienza como una conversación. Y quizás, uno de sus puntos más altos es mantener la idea de que Friends sería impensable ahora mismo. 

En un mundo hipercomunicado, lleno de sensibilidad cultural y con una identidad en transformación, una sitcom de seis solteros blancos no tiene un lugar. Y este el mensaje entre líneas de esta colección de chistes y de buenos recuerdos. De las imágenes del elenco compartiendo abrazos y carcajadas, todos sentados en el sofá y frente a la fuente en la que comenzó todo. 

La reunión de Friends es también una mirada a cómo el programa logró reflejar a una generación y una forma inocente de ver la televisión. A la distancia, el éxito de Friends resulta inexplicable. Y los primeros en reconocerlo son los creadores, productores y guionistas David Crane y Marta Kauffman. 

Si algo se aprecia de un fenómeno melancólico es que sepa apreciar sus límites

Hay algo cándido y casi entrañable en la forma en que el programa narra paso a paso como su éxito llegó casi por sorpresa. La selección del casting con un elenco de principiantes que nunca imaginaron que estaban interpretando el papel de su carrera. 

Jennifer Aniston, Courteney Cox, Lisa Kudrow, Matt LeBlanc, Matthew Perry y David Schwimmer ríen y celebran con la inocencia de una época irrepetible. Y quizás, los mejores momentos de La reunión de Friends sean la forma en que aceptan, celebran y muestran la nostalgia con absoluto desparpajo. 

Desde el desfile de trajes icónicos de la serie  hasta las lecturas casi al borde las lágrimas de los mejores capítulos. Todo en La Reunión de Friends está construido y pensado para mirar hacia atrás sin malos entendidos, sin brindar nueva relevancia a lo que ya no lo tiene. 

Si algo se aprecia de un fenómeno melancólico es que sepa apreciar sus límites. Y el programa especial de HBO Max lo sabe. La muy esperada reunión de los seis amigos más famosos de la televisión no es una despedida, un revival o un experimento. En realidad, tiene el mismo tono y la misma ternura simple de las tardes en el Central Perk en medio de chistes sin mayor gracia. Y quizás, esa es su mayor fortaleza. 

Friends regresó para recordar que jamás habrá una nueva versión del programa. Sin duda un mensaje que dejará a los fans un poco entristecidos, pero satisfechos por los buenos recuerdos. Que es, de hecho, en lo que ahora se ha convertido el programa más famoso de su época.