Amazon ha ganado la batalla definitiva que le da la razón en la pugna contra la Unión Europea y la disputa abierta sobre la devolución de impuestos y las ayudas estatales.

Según Reuters, el gigante americano ha ganado a la Unión Europea y se libra de pagar unos 250 millones de euros (303 millones de dólares) en impuestos atrasados a Luxemburgo. Todo tras el procedimiento abierto por la Unión respecto al teatro preferencial en materia fiscal.

La Unión Europea no ha podido demostrar que Luxemburgo ofreciera a Amazon un trato de favor respecto a las ayudas fiscales estatales. Según ha fallado el Tribunal General de la UE, la comisión vuelve a fallar en demostrar sus argumentos:

“La Comisión no probó con el estándar legal requerido que hubo una reducción indebida de la carga tributaria de una subsidiaria europea del grupo Amazon".

Fallo del Tribunal de la UE

El gigante estaba inmerso en un proceso judicial después de que el regulador europeo acusase a Amazon de violar la normas comunitarias en materia fiscal. En especial, haber obtenido un trato de favor en el pago de impuestos en Luxemburgo a través de ayudas fiscales.

Un caso similar al de Apple y los impuestos en Irlanda

Esto supone un varapalo para los planes de la Unión Europea en una disputa similar a la de Apple y los impuestos en Irlanda. Otra piedra en la cruzada de la Unión Europea contra las ayudas estatales que, supuestamente, favorecen a los gigantes tecnológicos.

De hecho, el fallo del Tribunal sigue un planteamiento similar, como decimos, a los 13.000 millones de euros que la Unión Europea reclamaba a Apple en impuestos a Irlanda. Un proceso abierto también por supuestas ayudas estatales.

El gobierno de Luxemburgo ha mantenido una posición similar a la de Irlanda con Apple, apuntando que la sentencia ha dejado claro que el acuerdo fiscal no suponía una ayuda estatal, o una ventaja que podría distorsionar la competencia. Y por tanto, no supone una vulneración de las normas fiscales comunitarias.

Por su parte, Vestage y el regulador europeo que ha mantenido abierta la disputa con Amazon, examinará el fallo del Tribunal General antes de decidir pone en marcha el proceso de apelación y recurso ante el Tribunal Superior de la Unión Europea