Combatir a los tramposos ha sido, sin duda, el mayor reto de Warzone. Pese a sus contantes «esfuerzos», Activision y Raven Software no han logrado erradicar un problema que se salió de control durante los últimos meses de 2020. Pese a lo anterior, la editora sabe que no puede tirar la toalla, y hoy han detallado cómo están haciendo frente a la complicada situación. La pregunta que queda en al aire es… ¿será suficiente?

En primer lugar, resaltan que han baneado a 475.000 tramposos, una cantidad exorbitante para un juego en línea. Cabe mencionar, sin embargo, que este número es la suma total de todos los jugadores que han sido expulsados desde 2020. De hecho, apenas el 12 de abril banearon a 30.000 usuarios, una medida que se ha repetido desde principios del año en curso.

«Los tramposos nunca son bienvenidos. Hasta la fecha, nuestro equipo de seguridad y cumplimiento de normas ha realizado más de 475.000 expulsiones permanentes en Call of Duty: Warzone.

Activision

Ahora bien, existe un matiz con los datos que comparte Activision. Haber baneado a 475.000 tramposos no significa que esa es la cifra real de personas que ya no pueden disfrutar Warzone. El mayor problema que tiene Activision es la reincidencia de los tramposos. Es decir, aquellos que tras haber sido expulsados reaparecen con una cuenta nueva. Por consiguiente, muchos de los usuarios que resultaron baneados ayer seguramente formaron parte de otras oleadas de expulsiones en el pasado.

Warzone recurre al baneo de hardware

Aquí en Hipertextual te hemos contado que los tramposos de Warzone no encuentran obstáculos para regresar. Muchos de ellos, incluso, no temen expresar su gusto por las trampas a través de su gamertag (nombre de jugador). Después de todo, si son baneados pueden crear otra cuenta y resolver el asunto. Según Activision, están enterados de esta situación. Es por esa razón que han recurrido a una medida más radical y efectiva: baneo de hardware.

Banear consolas u ordenadores es la solución de Activision para erradicar a los tramposos de Warzone casi de manera definitiva. Eso sí, por ahora solo hacen efectivo este método cuando identifican que un jugador es reincidente con las trampas: «Algunos han preguntado si llevamos a cabo prohibiciones de hardware. Emitimos prohibiciones de hardware contra tramposos reiterados. Esta es una parte importante de nuestro esfuerzo por combatir a los infractores reincidentes.»

Activision igualmente se está apoyando en la autenticación de dos factores para dificultar que estos usuarios hagan cuentas nuevas solo para volver a hacer trampa. Asimismo, aumentaron los recursos destinados a los equipos de seguridad y cumplimiento de normas de Warzone. Sin olvidar, claro, que las oleadas de baneos ahora son más constantes. Como ya habían señalado en anteriores ocasiones, también están rastreando a los vendedores de hardware o software para hacer trampas:

Estamos ocupándonos del mercado de proveedores y revendedores de trampas. Esto incluye cuentas sospechosas, que a menudo se venden a infractores reincidentes. Recientemente prohibimos 45,000 cuentas fraudulentas del mercado negro utilizadas por infractores reincidentes.

Activision

¿Y qué sucede con los bugs y vulnerabilidades que dan pie a las trampas? La compañía indica que están mejorando su comunicación con la comunidad y dedican esfuerzos para ofrecer actualizaciones de software de manera periódica. Veremos, entonces, si todas las medidas mencionadas realmente tienen un impacto positivo en Warzone. El battle royale está a punto de recibir un nuevo mapa y es importante que Activision pueda ofrecer una experiencia libre de problemas.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.