Se les está llamando a ser el próximo unicornio de España. O al menos uno candidato a unirse a la lista liderada por Glovo o Cabify. Playtomic, con un perfil mucho menos mediático e infinitamente menos polémico que las startups reinantes, ha centrado su negocio en la digitalización del mundo en el que jugar al pádel es esencial. O, como ellos dicen, de raqueta en general. Porque en este grupo también entra el tenis.

Si la llegada del coronavirus y la pandemia ha catapultado el negocio delivery, tanto a nivel nacional como internacional, curiosamente el sector del pádel también ha sufrido una suerte similar. Ya en 2019, el deporte igualaba en volumen de federados (única medida de jugadores oficial) a la del tenis. La disciplina de los hombres de mediana edad, ya retirados del fútbol u otros deportes de impacto, comenzaba a reinar en Europa.

Pero si antes de la pandemia el sector apuntaba a maneras, es ahora en pleno 2021 cuando podría otorgar el título de unicornio a uno de sus mayores valedores en España. Región que, por cierto, lidera los ránkings de jugadores a nivel europeo.

Playtomic y el efecto rebote

«Es una auténtica locura. Se ha visto un cambio muy fuerte porque lo que la COVID-19 ha provocado son varios efectos inmediatos», explica Pablo Carro, cofundador de Playtomic.

Si los meses del confinamiento arrasaron con el negocio de la plataforma de reserva de pistas de pádel vía online, fue en la fase de desescalada cuando entendieron que los resultados para 2020 y años posteriores solo podían ir a mejor. La cuestión del teletrabajo ha sido vital para el universo del pádel, también la entrada en ERTE de una gran parte de los trabajadores del país. Por fin una nueva normalidad positiva.

A ojos de Playtomic, estas dos variables se traducen en más tiempo para hacer deporte y, por supuesto, para jugar al pádel. Y en horarios hasta ahora poco populares. «Antes solo podías jugar por la tarde, ahora algunos incluso pueden jugar por la mañana», explica el fundador a Hipertextual. Con estos datos, la compañía explica que en el segundo semestre de 2020, respecto al mismo tramo de 2021, la digitalización de las reservas subió un 30% y la ocupación media de los slots de juegos de los clubs y centros deportivos se incrementó en un 15% . Esto se resume en 750.000 usuarios en las 25 regiones en las que están presentes.

El efecto Ibai o la caída del fútbol

Tradicionalmente, ha sido el grupo de hombres de entre 30 y 40 años los que han copado las pistas de pádel. Llegó la pandemia por coronavirus y la media de edad bajó ligeramente. Ya antes se había llevado por delante la cuestión del poder adquisitivo. La democratización del material deportivo cortesía de Decathlon dejó muy atrás la influencia de José María Aznar como mayor valedor del deporte para las clases altas del país.

«Nunca hemos visto tantas camisetas de fútbol en pistas de pádel»

Pablo Carro

En cualquier caso, entre Ibai Llanos instalando una pista de pádel en su nueva casa y mostrándola en Twich o un David Beckam jugando al deporte como forma de lifestyle, lo cierto es que la caída de los deportes de equipo ha sido esencial para el pádel. Y también para Playtomic. «Nunca hemos visto tantas camisetas de fútbol en pistas de pádel», bromea Pablo. Y no por el efecto Beckam, sino por la migración de los adeptos al fútbol al reino del pádel.

El crecimiento de los jugadores de entre 20 y 25 años, los portadores de las camisetas, ha sido masivo durante los últimos meses. ¿Por qué? Con un fútbol de capa caída, y no por culpa de mediática Superliga, y competiciones «de estar por casa» en horas bajas, el sector se ha volcado en otras disciplinas. Con menos contacto físico con terceros que pueda incurrir en un posible contagio, el hecho de que sean desconocidos, menos restricciones, la cancelación de las muchas ligas y con la opción de ser al aire libre, el pádel ha sido el ganador indiscutible.

«Lo del pádel es una fiebre y una locura, es muy complicado encontrar pistas. Todo el mundo quiere jugar porque es más seguro», explica un jugador eventual, antes de fútbol y ahora de pádel, a Hipertextual. Según Playtomic, ha sido tanta la obsesión por jugar que, como consecuencia de las regulaciones en algunas zonas solo se podía jugar uno contra uno. «Eso no existe en las reglas del pádel, pero la gente reservaba aún así, estaban como locos».

Jugar al pádel: las cifras de un sector en auge

Foto por Hermes Rivera en Unsplash

No existen cifras absolutas de los jugadores de pádel en España. A menos que estén federados, existe un grupúsculo de afiliados al pádel que no cuenta con ninguna certificación. Curiosamente, este grupo esta compuesto por el sector femenino que, según explican desde la Federación Española de Pádel, prefiere este deporte como medio de socialización más que por competición.

En cualquier caso, Playtomic ha hecho una media (cruzando datos de marcas clubs y federaciones) de entre 6 y 8 millones de jugadores en el país. Aunque, apunta, es solo un dato estimado. Si nos vamos al mundo de las Federaciones, el total apunta a los 85.302 federados en 2021. Un cifra comedida ya que muchas solicitudes de licencia aún no se han comunicado. Pero, en cualquier caso, un dato que ha crecido más del doble desde 2012.

De forma puntual, explican desde la Federación Española del pádel, alguna de las altas de este último año (pos pandemia) ha tenido origen en las limitaciones de movilidad. Con una pala del Decathlon y una licencia, muchas regiones permitían la movilidad. Aún así, esto es simplemente anecdótico.

En este caso con vocación competitiva, ganan los hombres mayores de 39 años. Aunque sin dejar de lado a los crecientes de 24. Con el triunfo indiscutible de Cataluña respecto al volumen de federados, le siguen Andalucía, Madrid y Valencia.

Playtomic, con los centros deportivos y los inversores de su lado

Foto por Tomasz Krawczyk en Unsplash

Es precisamente esta fiebre por jugar al pádel lo que supone para Playtomic el pase VIP para su puesto como nuevo unicornio en España. Si consiguen mantener a los adeptos, ya tendrán a los usuarios convencidos.

A los centros deportivos y clubs ya los tienen conquistados, así como a las más de 2.500 instalaciones deportivas que usan la aplicación para la gestión de reserva de sus pistas de pádel. «Las pistas están muy contentas porque han mejorado su rendimiento», explica Pablo. No tanto así sus ingresos. Para Playtomic es un problema latente en el sector:

«Hay una política de precio a la baja. Las entidades públicas abrieron sus pistas y el resto siguió su estela de precios en descenso sin tener en cuenta la diferenciación del servicio».

Pablo Carro

Aún así, ha servido para ahorrar costes de digitalización a cientos de clubes. Lo que sí está claro es que a los inversores los tienen comiendo de su mano. La compañía cerró una ronda de financiación de 1,5 millones de euros en 2020, de la mano de GP Bullhound, fondo que viene operando con ellos desde su anterior ronda en 2019. Aún sin ser rentables, apuntan a que están a punto de llegar a ese nivel. Y aunque son optimistas sobre su crecimiento y oportunidades, no tienen nuevas operaciones en el horizonte que les acerquen un poco más a ese nivel de unicornio.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.