Hay negocios que nacen con la idea de revolucionar el mundo o de crear el Facebook para mascotas y otros que, pese a no inventar nada nuevo, tienen el firme objetivo de cambiar las cosas en su área de trabajo. Entre los primeros se encontraría Uber o Airbnb, entre los segundos se ubican la mayor parte de las empresas que terminan creando un negocio estable y solvente desde prácticamente los primeros días de operaciones. En este caso, Playtomic se sube al carro de los segundos de la lista.

Fundada en 2016 por Domingo Guzmán, Felix Ruiz, Pablo Carro, Pedro Clavería y Sergio Servert, la realidad es que esta compañía no ha inventado nada nuevo. Su origen se encuentra en Syltek, un sistema software de gestión de centros deportivos que se alquilaba por una cuota mensual a los clientes. Un concepto de empresa de toda la vida que, sin embargo, se alejaba de todos los conceptos de compañía glamorosa vinculada al sector del emprendimiento español de primera línea. De esa idea se pasó a otra mucho más comercial, tanto para clientes, centros y, lo que en este momento es mucho más importante, los grandes inversores. Nacía entonces Playtomic que, como comenta su director de operaciones Pedro Clavería, sólo es una solución a un problema que nadie se había planteado antes basado en la necesidad de poder reservar instalaciones deportivas vía app:

"La idea no es brillante. Una aplicación de reserva de instalaciones deportivas es algo que ya ha pensado mucha gente. Playtomic nace de cuando nos damos cuenta de que no hay nadie en el mundo que esté solucionando el tema de reservar una instalación deportiva".

Algunos habían intentado llenar ese hueco con otras propuestas de empresa: gestionar eventos deportivos o partidos de diferentes disciplinas, la realidad es que la mayor parte de ellos ha fracasado en el intento o se mantienen en diferentes dimensiones. Timpik, ahora en un proceso de cambio, sería uno de ellos.

De momento centrados en pádel y tenis, la idea es abrir el abanico a todos aquellos deportes que requieran de una pista deportiva. Pero esas cuestiones ya se andarán. Con apenas dos meses de operaciones, ya cuentan con 2.000 reservas mensuales, superando la previsión de las 1.200 sobre el papel. 600 centros deportivos en toda España más un par fuera del país, 2.500 pistas activas y 25.000 descargas de la aplicación.

Con esto, la sociedad que aún no tiene cifras de negocio, espera generar más de 3 millones de euros en ingresos durante su primer año de vida operativa. Con esto serían la empresa de instalaciones deportivas más grande de España, sin ningún centro en su pasivo. Una historia que recuerda a las de Uber o Airbnb. ¿Su break even? "Demasiado temprano para hablar de eso, pero queremos un negocio sólido", añade el consejero.

2,5 millones de euros en una silenciosa financiación

Realmente las fechas no cuadran. La compañía nació o, menor dicho, renació en 2016, pero su actividad comenzó justo un año después. La realidad es que su actividad ha empezado en 2017 y, sin embargo, ya han cerrado su primera ronda de financiación por 2,5 millones de euros. "La ronda llegó el último día de 2016, pero no queríamos comunicarla hasta ahora puesto que no había ningún producto sobre la mesa", explica Clavería. En el horizonte está otra ronda por llegar a las arcas de la compañía porque, como comenta el consejero, aunque dos millones parezcan mucho dinero, la realidad es que es bastante poco. Sin confirmar la valoración por la que se cerró la primera operación, "sí que es verdad que de seguir así la valoración para la segunda ronda será alta y será un road show internacional para conquistar el mercado europeo", añade. "No tenemos fecha, pero en cuanto tengamos unas cifras que emocionen a fondos e inversores iremos a por ello", concluye Clavería.

Desde entonces han estado trabajando en el software de la compañía y desplegar la red de comerciales que, de forma artesanal, han recorrido los centros deportivos. Fundamentados en dos vías de negocio, la del B2B con un sistema de reservas y el B2C para reservar pistas, la monetización viene directamente de los primeros. Cobrando una comisión por cada reserva al centro deportivo de un 10% aquellas realizadas con más de 24 horas, 15% para las de menos de 24 y de un 20% para aquellas que se cierran antes de dos horas, el objetivo es mejorar las cifras de los centros deportivos. A esto hay que añadirle que muchos de "los nuevos socios no están especialmente digitalizados; venían de la reserva con papel y boli, los que usaban excel ya eran bastante adelantados y los que, en vez de reservar vía telefónica, usaban el mail eran del grupo de los desarrollados", explica Christian Hoffmann, director de operaciones. Centrados en los locales privados o públicos de gestión privada, aquellos que son 100% de los ayuntamientos no entran en su foco de negocio: "tratar con ellos es un horror", explican.

Un equipo realmente caro

Se ha contratado al personal, ahora mismo casi 40 personas, y se ha estructurado el capital de la compañía. Estos dos últimos puntos son dos de los más importantes en cuestión de gastos.

El primero de ellos por el elevado coste que supone contratar al equipo técnico y el segundo porque se han basado en grandes figuras del sector. Después de todo, "es caro, pero sale muy rentable y al final todos somos socios de la empresa", explica Clavería.

El propio Pedro Clavería(CEO), salió de la dirección de Cuponantion y de las entrañas de Rocket -un posible inversor futuro-. Rubén Martín(CTO) hizo carrera en Harvard y gestionó equipos tecnológicos en Banco Santander. Christian Hoffmann(COO) fue director de operaciones en Alibaba Europa y Zalando. Pablo Carro(CCO) desde ZTE o Iñigo Colomina(CFO) que pasó antes por Axon y Mr. Jeff, la startup de limpieza de ropa. Pero han querido ir mucho más allá. Una aplicación deportiva sin deportistas sería como un jardín sin flores. En este caso unas flores mucho más caras si cabe. David Morales, campeón de España de pádel sería una de sus figuras destacadas.

La idea es que un gran equipo atrae financiación y la realidad es que les ha funcionado. Aún por publicar la lista final de quién ha puesto cuánto, algunos nombres ya han trascendido. Félix Ruiz, uno de los fundadores de Tuenti, es uno de pesos pesados que aportó fondos en la primera ronda.