Cuando hablamos de misiones espaciales, muchas veces imaginamos que estas tienen tecnologías superiores a las que cotidianamente nos rodean, sin embargo, esto no siempre es así. El helicóptero de la NASA que el 14 de febrero aterrizó en Marte junto al rover Perseverance, aunque sea difícil de creer, cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon lanzado hace siete años.

Se trata de Ingenuity, una aeronave que, tras un viaje de cerca de 480 millones de km, intentará volar en la atmósfera del planeta rojo. El helicóptero de la NASA deberá cumplir un total de cinco vuelos totalmente autónomos a partir del próximo 8 de abril. Lo más curioso de todo, tecnológicamente hablando, es que en su interior habita un procesador Snapdragon 801 lanzado en 2014 y presente en muchos teléfonos inteligentes de aquellos años.

Puede que te preguntes cómo es posible que el aparato encargado de demostrar que se puede volar en Marte —sin intervención humana alguna— cuente con este componente tan «antiguo». La respuesta está en los inicios de la misión y en la plataforma sobre la que se apoya. Perseverance fue anunciada por la NASA en diciembre de 2012 y, como cualquier aventura de este tipo, requiere de años de trabajo y desarrollo hasta hacerse realidad.

Además de «buscar signos de vida microbiana antigua, caracterizar la geología y el clima del planeta, recolectar muestras de rocas y sedimentos cuidadosamente seleccionados», con el rover Perseverance, la NASA incluyó en 2015 al helicóptero Ingenuity para realizar «una prueba concepto» de que se puede volar en el planeta rojo. Para ello, basó la aeronave en la plataforma Snapdragon Flight, la cual cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 801 de 2,26 GHz.

El helicóptero del Perseverance es totalmente autónomo

Si bien helicóptero de la NASA cuenta con este procesador que data del 2014, este es mucho más potente que la variante del PowerPC 750 como el del iMac G3 de 1998 que habita en el corazón del rover Perseverance. El salto en la potencia tiene que ver, entre otras cosas, con que el Ingenuity es totalmente autónomo. Es decir, debe medir las condiciones del planeta rojo en tiempo real para mantenerse cargado, protegerse de la temperatura y comprobar el estado de sus hélices y motores.

El primero de los vuelos será el próximo 8 de abril y, según la NASA, subirá hasta los 16 pies de altura (unos 4.87 metros) y durará solo 90 segundos. Aunque serán breves, sí será una hazaña «de otro planeta», ya que se convertirá en la primera aeronave en volar fuera del planta Tierra. Durante su breve paseo, también capturará vídeo en 4K gracias a su cámara de 13 megapíxeles y se mantendrá conectado con el rover Perseverance mediante una conexión inalámbrica de 250kbps.

El procesador Snapdragon 801 fue muy popular entre los buques insignia de esa época. Los propietarios de un OnePlus One, Samsung Galaxy S5, LG G3 y HTC One M8 tenían en sus bolsillos —o aún tienen— la misma potencia del procesador del helicóptero de la NASA diseñado para volar en Marte. Curioso, ¿no?

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.