Perseverance llegó a Marte el pasado 14 de febrero para comenzar una misión clave para la agencia especial norteamericana: "buscar signos de vida microbiana antigua, caracterizar la geología y el clima del planeta, recolectar muestras de rocas y sedimentos cuidadosamente seleccionados". Desde luego, al leer semejantes tareas cualquier persona podría intuir que el rover de la NASA integra lo último en tecnología. Sin embargo, esa creencia está ligeramente equivocada.

Aunque resulte difícil de comprender, no todos los componentes que "dan vida" a Perseverance son soluciones modernas. De acuerdo a New Scientist, el procesador del rover es un PowerPC 750. Sí, se trata del CPU que acompañó al iMac G3 de 1998. ¿Recuerdes ese ordenador de colores que maravilló a tantas personas en aquella época? Pues el corazón de esa computadora ahora está dentro de Perseverance. Podría ser sorpresivo, pero existe un motivo clave para utilizarlo.

El citado medio explica que, si bien el procesador de Perseverance es un PowerPC 750, se trata de una variante de nombre RAD750. A diferencia del chip convencional que incorpora el antiguo ordenador de Apple, el RAD750 cuenta con una defensa especial contra la radiación. Y es que la atmósfera de Marte ofrece menos protección anti-radiación si la comparamos con la de la Tierra. Un CPU de la era moderna podría presentar fallas y arruinar por completo la misión.

Aunque el PowerPC 750 podría considerarse "obsoleto" para un ordenador común de la actualidad, incluso quedando por detrás del procesador que lleva tu smartphone, es interesante que un vehículo de exploración espacial lo siga aprovechando para llevar a cabo sus misiones. De hecho, Perseverance no es el único rover de la NASA que integra el RAD750, pues antes ya lo hizo el Curiosity. También se usó en el telescopio Fermi y en la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter, entre otros.

El exorbitante precio del RAD750

Quizá pienses que utilizar un procesador antiguo ayudó a disminuir los costos de Perseverance. No obstante, la variante RAD750 costó 200.000 dólares, aproximadamente 165.000 euros o 4,100,000 pesos mexicanos. No es nada barato pese a ser un procesador de 233 MHz con un solo núcleo y 6 millones de transistores. Además, Perseverance "presume" una memoria RAM de 256 MB y almacenamiento interno de 2 GB. Estas cifras le permiten ser hasta 10 veces más rápido que Curiosity y tener ocho veces más almacenamiento.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.