Mario de Diego. Alias @CoronaVid19. También conocido como el Coronavirus de Twitter. Ha sido, sin duda, uno de los grandes fenómenos de la pandemia. Humor negro, sí, pero también información sobre la enfermedad e incluso una parte de divulgación científica. Parecía que la persona detrás de la cuenta que ha hecho reír a millones de personas en uno de los momentos más duros de nuestra época era el secreto mejor guardado de la pandemia. Hasta que escribió el libro Cómo acabar sigilosamente con la humanidad. En ese momento, Mario de Diego salía a la luz, aunque este no es exactamente su nombre real. Sí lo es el acoso en internet al que se ha sometido desde que se ha convertido en una de las cuentas de Twitter más seguidas en España.

Con o sin su nombre completo, el diplomado en Educación Social y con un máster en Neuropsicología por la Universitat Oberta de Catalunya detrás de la cuenta de Twitter será uno de los personajes más recordados de la crisis que ha dejado en España más de 3 millones de infectados y más de 75.000 muertes. Pero la fama tiene un precio, aunque no la quieras. Algunos le han dicho a Mario que tener haters y ser víctima de acoso en redes sociales puede ayudar a tener más seguidores, que ya ronda el millón, o a vender más libros. “Prefiero vender menos libros y que me dejen en paz”, contesta de Diego ante esta afirmación.

El tuitero que se ha mantenido en el anonimato durante casi toda la pandemia habla con Hipertextual sobre cómo es lidiar con el acoso en internet. Y no lo hace como @CoronaVid19, sino como Mario de Diego. 

El acoso en redes sociales: la clave está en la ideología

Compara una parte de su humor con uno de los grandes humoristas españoles: Miguel Gila. Aunque lo define como un genio, reconoce que coinciden en parodiar la conducta humana. “Utilizaba el contexto de la guerra en sus monólogos con frases como ‘¿No podemos empezar la batalla después del fútbol?’ El contexto un poco provocativo lo hace más gracioso”. Pero subraya que nunca ha publicado un tuit centrándose en la tragedia, muchísimo menos haciendo humor con las víctimas del coronavirus. 

Sin embargo, este es uno de los argumentos más utilizados por las personas que han practicado el acoso en redes sociales como Twitter. «Me parece muy honesto defender la honorabilidad de las víctimas, pero en realidad no se está defendiendo. Se defiende un discurso radical en el que no le interesa lo que dices por la razón que sea, y utiliza a las víctimas para no decir ‘cierra la cuenta porque no me gusta tu ideología'».

¿Qué papel juega la ideología en @CoronaVid19?

«Siempre hago la broma de que los virus no tenemos ideología pero yo sí la tengo. Me parece honesto mostrarla. Y la mayoría de ataques que recibo son ideológicos, sobre todo de gente muy escorada a la derecha. Porque entiendo que la gente me asocie a la izquierda. Incluso me he encontrado con casos en los que no me insultan, pero que me piden que no haga chistes ideológicos, ‘porque yo me río mucho contigo’. ¿Me estás diciendo en serio que te importa a quién voto para reirte? ¿Te hace gracia? Ríete y punto, el humor es transversal. Me parece un debate interesante: estamos polarizados hasta tal punto que no nos podemos ni siquiera divertir con alguien que tenga una ideología distinta a la nuestra». 

¿Has recibido amenazas?

«Me han llegado correos electrónicos y mensajes privados en los que me decían que tenían mi IP del ordenador y que iban a venir a por mí. Que si me ven por la calle me van a matar. (…) Yo creo que la gente luego se corta. Las amenazas son muy fáciles desde el anonimato. No creo que me fuese a pasar nada y el no salir del armario (y decir su nombre completo) no tiene nada que ver con el haterismo». 

«Sobre los haters, me han dicho que incluso puede ayudar a promocionar mi cuenta o el libro. Yo de verdad que no lo quiero. Prefiero vender menos libros y que me dejen en paz».

El libro de @CoronaVid19, la nueva víctima de los ‘haters’

El último capítulo que ha vivido Mario de Diego relacionado con el acoso en internet ha tenido a Amazon como el tercero en discordia. Un usuario de Twitter denunció el fin de semana que las reseñas de Cómo acabar sigilosamente con la humanidad habían sido bloqueadas por una actividad inusual. Aproximadamente la mitad de las reviews tenían 5 estrellas, la otra mitad solamente una. Además de venir acompañadas de duros comentarios, casi todas fueran publicadas el mismo día. Las calificaciones intermedias eran inexistentes. Hipertextual ha podido saber que la mayoría de reseñas negativas pertenecían a compras no verificadas y Amazon ha eliminado las reviews que pertenecían a esa actividad considerada como sospechosa. 

Al respecto, fuentes de Amazon explicaron a este medio que la compañía nunca suprime las reseñas en función de si son positivas o negativas. Lo único que buscan es que sea cierta y, por eso, siempre que detectan que se han publicado muchas reseñas de compras no verificadas en un corto periodo de tiempo, estas se suprimen. Las reseñas, subrayan, están destinadas a ayudar a los clientes y para otro tipo de opiniones sobre los productos, por ejemplo con tintes ideológicos, hay foros especializados para ello. 

Mario de Diego, o @CoronaVid19, recibe mensajes poco cariñosos a través de correos electrónicos, mensajes directos y hasta reseñas de su libro en Amazon. Prácticas en las que se basan el acoso en internet.

¿Hasta qué punto le afectan?

«Me afectaba más al principio que ahora. Al final, llega un momento en el que te acostumbras. Los seres humanos somos resilientes, lo hemos demostrado en este último año. Tú conoces la intención con la que haces las cosas y como no hay intención mala, sino todo lo contrario, piensas que cómo le ha podido molestar a alguien. Como te insultan además, los primeros comentarios son duros, pero luego te vas acostumbrando y ya lo anticipas. Ya sabes que cuando publicas un tuit, alguien te va a insultar y si tiene que ver con algo político, mucho más. Yo no bloqueo, yo silencio a la gente, porque bloquearles es hacerles caso». 

¿Cuál ha sido el mejor y peor momento como el Coronavirus de Twitter?

«El mejor momento fue cuando la pandemia no había terminado de llegar y creíamos que era una gripe. En ese momento la cuenta tuvo un gran éxito de la cuenta, el personaje era virgen y todos los contenidos eran nuevos. A partir del 15 de marzo, cuando empezó el estado de alarma y empezó a morir gente, en el que pensé si debía seguir o no. Pero luego escuchaba que era necesario seguir haciendo humor, que teníamos que intentar desdramatizar. Incluso algún personaje famoso español me escribió por privado y me dijo que lo que estaba haciendo era maravilloso. Cambié el tono de la cuenta, la gente me seguía animando y por eso seguí». 

Lo peor y lo mejor de nosotros

Photo by cottonbro on Pexels.com

El cambio de tono de la cuenta @CoronaVid19 ha sido hasta objeto de estudio por parte de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). En el estudio Storytelling, humor y redes sociales: el perfil de Twitter del Coronavirus analizaron cómo el discurso evolucionaba a la vez que lo hacía la gravedad de la pandemia. Y confirma lo que nos cuenta Mario de Diego: que en ningún momento se parodia a las víctimas del virus. El objetivo de la cuenta es solamente el de parodiar la conducta humana. 

Estas conductas han dejado en ocasiones mucho que desear. Las pruebas las tenemos en los miles de tuits que ha publicado Coronavid19 desde que nació a principios de 2019 o incluso en los mensajes de acoso en internet que ha recibido el tuitero. Es posible que la pandemia del coronavirus haya sacado en ocasiones lo peor de nosotros. Mario ha vivido todos esos momentos duros en primera línea por su cuenta de Twitter, aunque su personaje como el Coronavirus de Twitter también le ha traído otros muy buenos. Como cuando se enteró, gracias al mismo estudio de la UOC, que su trabajo como CoronaVid19 había ayudado a reforzar las medidas sanitarias que proponían los expertos.

De hecho, explica que muchos de sus seguidores le escribían para contarle que se enteraban de muchas de las cosas que estaban pasando gracias a la cuenta. En un momento en el que estaban hartos de ver la televisión, el trabajo de Mario de Diego les informaba y, encima, les hacía reír en los meses más duros de confinamiento. 

Por eso, se puede considerar que una parte de la labor social de la cuenta del Coronavirus en Twitter se basa en la divulgación. En muchas ocasiones, el tuitero hablaba con expertos antes de publicar, para confirmar que su tuit iba acorde con la ciencia. «No quería publicar nada que perjudicara las medidas que proponían los expertos o que no tuviese concordancia con lo que dice la ciencia», dice. 

¿El fin del Coronavirus de Twitter?

La población española ha empezado a vacunarse. Pese a la inminente cuarta ola de contagios, parece que poco a poco remiten los casos graves por la COVID-19. Para algunos, esta es la luz al final del túnel. Pero si acabamos con el coronavirus, ¿se acaba también la cuenta de CoronaVid19?

Mario de Diego explica que vive al día, no niega que ha recibido algunas ofertas para que la cuenta evolucione y que todo puede pasar. El personaje puede caer en el olvido cuando consigamos vencer al coronavirus pero puede ser que Mario siga vinculado de alguna manera a su proyecto. Unos esfuerzos que, a pesar de los retos como el acoso en internet, han dado sus frutos, por ahora, en su primer libro. Un repaso a otras pandemias que han azotado a la humanidad pero que tiene como moraleja que, al final, la mayor epidemia es la estupidez humana. 

¿Qué crees que hemos aprendido como sociedad en esta pandemia?

«Tenemos que ser conscientes que los seres humanos somos muy resilientes. Esto nos debería hacer pensar que cuando vivamos situaciones graves sobrevenidas, vamos a ser capaces de superarlas. Es un aprendizaje que si fuéramos capaces de anticipar, igual nos generaría menos ansiedad cuando hay eventos traumáticos.

Hemos superado una pandemia. Pero también hay un elemento negativo, que es la polarización política. Creo que tenemos una clase política mediocre que lo único que hace es transmitirnos esa polarización. Hubiera estado bien ver una clase política que diera ejemplo, que el lema de ‘Lo paramos unidos’ hubiera sido verdad y la clase política se hubiera unido». 

¿Cómo valoras el papel de las redes sociales durante la crisis del coronavirus?

«Durante la pandemia las redes han sido un elemento positivo. Imagínate estar encerrados casi 3 meses sin contacto. Por lo menos podías hacer videollamadas con la gente, podías ver a tu familia y amigos. Han jugado un papel importante y eran un elemento de distracción. El papel negativo lo pueden jugar cuando no hay pandemia y la gente se engancha a las redes sociales».

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.