De nueva cuenta volvemos al apocalipsis zombi de Robert Kirkman adaptado por AMC en esta longeva serie. En este nuevo episodio de The Walking Dead se siguen los pasos de Aaron y Gabriel, presentándonos un gran episodio, aunque, en el panorama completo, luce más como una apuesta a la paciencia de los seguidores de esta producción.

Aquí repasaremos todo lo ocurrido en el episodio 10×18, llamado «Uno más». Eso sí, te recordamos que si no estás al día no sigas leyendo.

Al igual que en el capítulo anterior, el show de AMC se entretiene en el paisaje y se centra en la historia de dos compañeros. En el 10×18 en Carol y el buen Dayl, revelando una historia nunca antes contada de este personaje. En el nuevo episodio vemos en pleno a Aaron y Gabriel, quienes están de excursión buscando víveres.

Si bien es cierto que «Uno más» es un gran capítulo, también es cierto que como espectadores de The Walking Dead nos preguntaremos si realmente es momento para detenerse tanto tiempo en una sola historia, habiendo tantas cosas que resolver. Y es que la temporada extendida prometía, al menos, más acción y más mirar hacia adelante. Pero no, los encargados de la serie optan por detenerse en una aventura, en esta historia autoconclusiva de Aaron y Gabriel. Eso sí, la forma en que está contada y el trasfondo moral y filosófico de este nuevo episodio de The Walking Dead sí es sorprendente y profunda.

Un invitado especial en ‘The Walking Dead’

Sabemos bien que en toda serie hay capítulos de transición y que en muchas ocasiones esos episodios, aunque faltos de acción o de giros intensos en la trama, hacen profunda la historia y a los personajes. Es justo lo que sucede en «Uno más», el reciente episodio de The Walking Dead. Lo que pasa con Aaron y Gabriel es la muestra de un mundo roto y resquebrajado, pero también el sentido que tienen estos dos personajes tan distintos de ver por sus familias y su comunidad. Este punto se repite y se repite como una especie de leitmotiv presente en cada momento del episodio.

Así, nos damos cuenta de que estos dos personajes han estado fuera por dos semanas en busca de víveres y artículos que sirvan para la comunidad que intenta, de nueva cuenta, resurgir de sus cenizas. «Uno más», pide Gabriel, es decir, ir a explorar un punto más en el mapa que les dio Maggie. Sin embargo, lo que encuentran son caminantes y lugares saqueados, quemados y más caminantes.

«Uno más», sigue repitiendo Gabriel. No quiere volver con las manos vacías a Alexandría. Aaron sí quiere seguir pero extraña a su hija, aunque de cualquier forma cede y sigue adelante. Es entonces que llegan a un lugar en donde encuentran un jabalí. Aaron lo mata y lo cocinan. Encuentran una botella y se emborrachan, sin embargo, su fiesta y abundancia acaban mal al encontrar a un personaje: Mays, interpretado por el inolvidable Terminator T-1000: Robert Patrick.

La familia es lo más importante

Mays pone contra la espada y la pared a Aaron y Gabriel. Les dice que él no cree en las personas, ni en la bondad, ni en la familia. Cuenta cómo su hermano lo traicionó y los obliga a jugar ruleta rusa con una pistola. Aquí, en lo más intenso de este episodio de The Walking Dead, nos lleva al abismo, al compartimento vacío o lleno, a la vida y la muerte en un solo movimiento. Si bien de pronto parece una escena un tanto artificiosa, lo cierto es que los personajes no tienen alternativa: Aaron y Gabriel se atienen a su suerte.

Gabriel, el despiadado

Ambos le dicen a Mays que de ninguna manera dispararán contra su amigo, pero él no lo cree. Poco a poco, y aunque Aaron casi se despide del mundo, Mays se convence de que está ante la posibilidad de vivir de una forma distinta. Cuando suelta a Aaron y empieza a bajar la guardia, es Gabriel quien lo mata con el brazo metálico de Aaron.

Es un tanto impactante esta muerte, pues sí que pensamos que podría integrarse a la comunidad y ver que hay muchas formas de vivir el apocalipsis. Sin embargo, es Gabriel, un personaje complejo, y que por suerte ha cambiado al paso del tiempo, quien ya no da más oportunidades a matones. Y así lo expresa cuando Aaron lo mira fijamente con el cuerpo de Mays a sus pies.

Aunque estamos lamentando la frialdad de Gabriel, pronto Aaron descubre que el hombre sabía todos los detalles que hablaron durante su borrachera, así que debería haber un lugar oculto desde donde los espió. De tal forma que encuentran un ático en donde está un hombre encadenado y los restos óseos de una mujer y una niña en un viejo colchón. Gabriel libera al hombre y este le quita el arma, pero no para atacarlos, sino para quitarse la vida.

Así es como se dan cuenta que Mays contó una historia tergiversada, pues Gabriel descubre una foto de la familia en donde se ve a un par de gemelos. Desenredar la historia de esta familia que llegó al punto final es cosa del público.

Aaron y Gabriel continúan en su búsqueda pero ahora es Aaron el que quiere ir a explorar «uno más».

Hacia el cierre de la temporada 10 de ‘The Walking Dead’

Veremos si el próximo episodio nos regresa a la acción que queremos ver. El próximo episodio se titula «Splinter«, y promete por fin contarnos quienes son los extraños personajes que vimos hacia el cierre parcial de la temporada 10 de The Walking Dead, esos que apresaron a Eugene, Ezekiel, Yumiko y Princess.

Luego de este capítulo quedarán dos episodios más para echar el cierre definitivo de esta temporada 10.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.