En enero del 2000, Steve Jobs subió al escenario de la Macworld de San Francisco para presentar Mac OS X. Poco más de un año después, el 24 de marzo de 2001, Apple finalmente lanzó el sistema operativo. Sí, hoy macOS cumple 20 años de vida, dos décadas de ser parte fundamental de la empresa de la manzana. La historia que lo acompaña merece que recapitulemos algunos de los momentos más trascendentales de dicho software.

macOS ha evolucionado con el paso de los años. En un principio solo fue el "alma" de los ordenadores de Apple, pero más tarde también se convirtió en la base que permitió construir el sistema operativo del iPhone. La popularidad de este último, de hecho, hizo que Apple dedicara esfuerzos en unificar las experiencias de las dos plataformas. Es un paso que apenas estamos experimentando en Big Sur y que todavía tiene un largo camino por delante.

Pero vayamos por partes, porque macOS tiene mucho que contarnos si nos remontamos hasta sus inicios.

NEXTSTEP, el "corazón" de Mac OS X

NeXTstation con NEXTSTEP

Hablar del nacimiento de Mac OS X implica recordar a NeXT Computer, la compañía fundada por Steve Jobs (1985) que Apple compró en 1996. Ese mismo año, Apple, cuyos intentos por crear un nuevo sistema operativo capaz de competir con Windows resultaron en fracaso, decidió que NeXTSTEP —desarrollador por NeXT— se convertiría en su nuevo sistema operativo. El proyecto se conocía internamente como "Rhapsody", y la compañía lo adaptó a sus lineamientos visuales para dar vida a Mac OS X.

Es importante señalar que, si bien la versión final para ordenadores (Mac OS X Cheetah) llegó hasta el 24 de marzo del 2001, una variante orientada a servidores ya había debutado dos años antes, el 16 de marzo de 1999. Evidentemente, fue el lanzamiento de Mac OS X Cheetah el que que cambió el rumbo de Apple para siempre —al margen del regreso de Steve Jobs—. Mac OS X se distinguió por ser un sistema operativo sólido, flexible y seguro, pilares que siguen sosteniendo a macOS hoy en día.

Los cambios de interfaz, arquitectura y nombr

Como se mencionó anteriormente, uno de los principales fuertes de Mac OS X es su flexibilidad. Esto ha permitido a Apple introducir múltiples novedades en cada versión y asegurar la compatibilidad incluso en ordenadores antiguos. La evolución ha sido continua y, hasta la fecha, el sistema operativo tiene un total de 17 versiones; si bien algunas han sido más relevantes que otras. Mac OS X Leopard, por ejemplo, dejó atrás la interfaz Aqua para apostar un look moderno que prevaleció durante muchos años.

macOS Sierra, por su parte, fue la primera versión en abandonar la denominación "Mac OS X" en 2016. Pero más allá del software, Mac OS X y macOS no han tenido problemas para adaptarse a nuevas arquitecturas. El primero vivió la transición de PowerPC hacia Intel, mientras que el segundo adoptó la arquitectura ARM (Apple Silicon) para despedirse progresivamente de los chips de Intel. Esta última etapa todavía está en proceso de consolidarse, sin embargo, macOS Big Sur ya expone el prometedor futuro de los procesadores ARM de Apple para el Mac.

"macOS Big Sur está diseñado para aprovechar al máximo toda la capacidad y potencia del chip M1. Todo lo que te encanta de macOS será más rápido, seguro y mejor. Es nuestro software más poderoso en nuestro hardware más avanzado hasta ahora."

Apple

El salto al iPhone y la unificación visual

"¿Por qué querríamos correr un sistema operativo tan sofisticado en un dispositivo móvil? Porque nos ofrece todo lo que necesitamos", mencionó Steve Jobs en la presentación del primer iPhone en 2007. Fue así como el antiguo CEO de Apple anunciaba que Mac OS X era la base del sistema operativo del iPhone. ¿Qué mejor prueba para demostrar su flexibilidad que adaptarse a un smartphone? Apple aprovechó en el iPhone un conjunto de tecnologías de software que estaban presentes en Mac OS X.

Curiosamente, más de una década después, el iPhone le "regresó el favor" al sistema operativo de escritorio. Con macOS Big Sur, Apple apostó por unificar la experiencia visual entre iOS y macOS. La interfaz gráfica heredó una buena parte de la iconografía de iOS, los fondos difuminados y las esquinas redondeadas. Otros elementos como el Dock, el Centro de Control, el Centro de notificaciones y los Widgets, ahora son casi calcados de iOS.

Esta unificación, además, trajo consigo varios beneficios para la comunidad de desarrolladores, quienes ya tienen la posibilidad de crear aplicaciones universales que funcionen en ambas plataformas. Nunca antes los sistemas operativos de Apple habían tenido una integración de experiencia tan profunda. Hoy macOS cumple 20 años, y durante todo ese tiempo ha sabido adaptarse a múltiples etapas de la compañía que han sido considerablemente diferentes. Las tendencias tecnológicas cambian y, hasta el momento, ha sido capaz de evolucionar a buen ritmo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.