Si algo se le criticó a la versión de La Liga de la Justicia del 2017 fue la versión blanda, sin sustancia y bidimensional de sus personajes. Batman se convirtió en un hombre sin objetivo más allá de una brumosa culpa, Superman en un un deux ex machina obvio. En el caso de Wonder Woman (que recién había estrenado película en solitario), el cambio fue más obvio y no para mejor. De una Amazona poderosa, tomó el lugar de una consejera.

Pero sin duda, fueron Cyborg y Flash los más perjudicados por las decisiones de Whedon. El personaje interpretado por Ezra Miller, convertido en alivio cómico e infravalorado en su importancia. El Snyder Cut corrigió el entuerto y además brindó una nueva relevancia a un héroe en crecimiento. Del eslabón más débil del grupo de superhéroes, Flash se convirtió en en un importantísimo elemento para comprender la dinámica de la historia imaginada por Snyder. Y la razón es obvia: su inexploradas capacidades para influir el fluir del tiempo lineal. 

Un héroe en formación

Barry Allen siempre ha sido un héroe que refleja el tránsito emocional y psicológico de los metahumanos. Para el universo DC, mucho más interesada que su rival Marvel en los lugares oscuros de sus personajes, la evolución intelectual lo es todo. 

Y Barry Allen, víctima y símbolo de esperanza, siempre ha sido una incógnita. Del hombre capaz de vencer las leyes de la física al muchacho que debe lidiar con la culpa es un héroe atípico. Uno que es la clave para entender varios de los momentos más interesantes del mundo heroico de la editorial.

En la pantalla chica, Barry Allen disfruta de una brillante evolución que le ha llevado a ser centro de la propuesta televisiva de DC. Pero en su versión cinematográfica, las cosas no han sido tan sencillas. En especial, en la manera en que Flash sufrió con las diferentes versiones de Justice League. En la versión Whedon, al personaje se le muestra casi como un adolescente, sin mayores ambiciones ni propósito. 

Lo que es más preocupante, incluso su dolorosa relación con su padre, se simplifica y se caricaturiza. Con todos los momentos “ligeros” y en apariencia humorísticos de la historia, Flash terminó por ser el personaje prescindible e incluso, irritante. Sin la relevancia emocional, sin su recorrido hacia un tipo de heroísmo basado en el dolor y la redención, Barry Allen fue una figura de galería

Snyder y sus buenas decisiones para Flash

El Snyder Cut vino a enmendar la situación. No solo dotó a Flash de mayor sustancia, personalidad, sentido intelectual, sino de un trasfondo. Mientras Whedon parecía decidido a minimizarlo, Zack Snyder creó un personaje que es central para su argumento. Flash, recuperada sus capacidades y en especial, su habilidad para influir en el transcurrir del tiempo.

Whedon, encargado de reescribir la importancia de Flash en la versión del 2017, descartó mostrar la definitiva importancia de las habilidades de Barry. Snyder sí lo hace y lo convierte en un factor de enorme importancia en el transcurrir de las acciones. Desde su breve pero significativa muestra en la resurrección de Superman, hasta la ruptura temporal completa, Flash toma la responsabilidad con soltura. 

A diferencia de la versión del 2017 (despreocupado, inexperto, torpe), el Flash del 2021 sabe qué hacer y la envergadura de sus capacidades. Sólido, hiperconsciente (todavía con malos chistes), es un héroe en formación, crecimiento y poderoso.

Snyder logra que Flash remonte la idea del objetivo cómico y sea el miembro más joven de un equipo. Hay una diferencia apreciable entre el eslabón más débil de un grupo de personajes poderosos y el más inexperto. Y el director logra brindar esa sutileza a un Flash capaz de utilizar sus poderes con inteligencia en los momentos más duros.

El tiempo entre superhéroes

Warner Bros.

En el Universo de DC, la ruptura del transcurrir del tiempo influye de manera distinta que en Marvel. Mientras en la casa de las Ideas, el tiempo está relacionado con la sustancia de la realidad, en DC lo es con las consecuencias de las acciones. Esta última premisa, adjudica una considerable cantidad de responsabilidad sobre Flash.

Sea canon o no, el hecho es que la venidera película de Flash traerá a cuestas la posibilidad de lo que Flash puede hacer. Y no solo por el hecho de su capacidad, sino vinculadas a las decisiones del personaje. De nuevo, Flash es un hombre capaz de cambiar la historia (la suya y de quienes le rodean) lo aumenta la complejidad de su comportamiento. Para alivio de sus fans, el Snyder Cut logró que parecía imposible: hacer justicia a Barry Allen

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.