La cuestión de la situación laboral en las plataformas tecnológicas no es un debate solo de España. En esta ocasión, y en referencia a los conductores de Uber en Reino Unido, la Corte Suprema del país ha fallado en contra de la compañía estadounidense: los conductores de Uber serán considerados trabajadores, y no autónomos.

Desde hoy, 17 de marzo, Uber ha actualizado la aplicación anunciando las nuevas condiciones a los trabajadores de la plataforma en el país. Casi 70.000 profesionales se verán beneficiados por la reforma laboral que recibió sentencia el pasado mes de febrero. Uber tenía hasta esta fecha para poner en orden la situación.

La conversión de empleados a trabajadores de los conductores de Uber en Reino Unido implica que, a partir de ahora, estos contarán con un salario mínimo, vacaciones pagadas y compensaciones que pueden venir en forma de planes de pensiones u otros incentivos. Sin embargo, esta reforma laboral no les convierte en empleados a tiempo completo; una figura totalmente diferente en la región y única del país.

La reforma viene después de un largo recorrido que comenzó con la denuncia de dos empleados de la plataforma en 2016. Según su posición, su condición de autónomos no estaba justificada con la relación laboral que mantenían con Uber. Desde entonces, y con todos los fallos en contra de Uber, la cuestión ha escalado hasta la Corte Suprema dando la razón a los dos empleados iniciales, y al resto de conductores.

Una reforma laboral con muchos claroscuros

Uber ha activado las nuevas medidas de la reforma laboral para los conductores de Uber tal y como ha solicitado la Corte Suprema. ¿Quiere decir esto que la tecnológica ha agachado la cabeza ante la decisión del Tribunal? La realidad es que Uber ya ha encontrado el hueco por donde salir del paso.

La concepción de trabajadores de los conductores de Uber implica que estos tengan salario mínimo. Para la Corte esto aplica desde la activación de la plataforma al principio del día, hasta que esta se apague al final de su jornada. Sea el tiempo que sea. Por contra, Uber solo tendrá en cuenta el abono de la parte correspondiente del salario mínimo solo cuando se estén realizando viajes. El conductor percibirá su parte, menos los gastos pertinentes.

La medida supone una reducción de los ingresos del 40% para los conductores

Para los grupos sindicales británicos implicados en la cuestión, esta situación no tiene justificación. La Corte Suprema apuntaba que el salario mínimo debería percibirse por el total del tiempo de sesión; con lo que avisan que volverán a los Tribunales para garantizar los pagos justos que, además, han salido de una decisión unilateral de la compañía. Desde el punto de vista de los conductores, esta medida supone casi una reducción de los ingresos de más 40%. El pago del 12,07% del total de las ganancias en concepto de vacaciones (abonado cada dos semanas), más el 3% en planes de pensiones, no estaría compensando las pérdidas para el colectivo.

Una decisión tras el fracaso de Estados Unidos

El fallo de la Corte Suprema viene justo después de dos acontecimientos esenciales en el historial de Uber.

Por un lado, la relación de Uber y Reino Unido venía de relajar tensiones tras la revocación de la licencia de operaciones por parte de la autoridad competente del sistema de transportes. Un permiso eliminado en 2017, recurrida y aceptada de nuevo en 2019 bajo una estrecha vigilancia.

Por otro lado, la situación en Estados Unidos con la Propuesta 22 de California, otra suerte de reforma laboral al otro lado del charco. Durante meses, la tecnológica había estado haciendo campaña contra una propuesta de ley del Gobierno del Estado que les obligaría a contratar a todos los conductores de la plataforma en la región. Tras meses de incertidumbre, sentencias, recursos y apelaciones, los votos dieron la derrota a la Propuesta que casi consiguió echar a Uber del Estado en el que se fundó.

Bajo estos antecedentes, Uber ha optado por una tercera vía. "Hemos decidido pasar página. A partir de hoy, los conductores de Uber en el Reino Unido serán tratados como trabajadores", apunta Dara Khosrowshahi en una entrevista en Evening Standar. Lo que no quiere decir vayan a tirar la toalla y apunta que  "la capacidad de elegir si trabajar, cuándo y cómo, no está disponible con el empleo tradicional". La flexibilidad laboral (ahora con compensaciones) es, ante todo, la máxima que ha venido defendiendo la compañía en todas las regiones en las que operan. Principalmente en Europa donde, incide, "las leyes laborales obsoletas obligan esencialmente a esa compensación". El trabajador independiente, con poca vinculación a la empresa, es el dorado de la compañía.

Mientras, en España...

La posición de Dara Khosrowshahi respecto a la flexibilidad del trabajo ha encontrado un muro en la figura de Yolanda Díaz, Ministra de Trabajo y Vicepresidenta Tercera en España. Uno de los puntos esenciales de la agenda de la Cartera de Trabajo era la reformulación del papel laboral del colectivo rider.

Nombrada popularmente como 'Ley Rider' el resultado de meses de negociación se conoció hace solo unos días. Los repartidores de las plataformas, entre las que se encuentra Uber Eats en España–el filón de negocio actual de Uber–, serían considerados empleados. Con todo lo que eso implica. Asimismo, las plataformas deben informar del algoritmo de gestión de personal a los sindicatos para evitar sanciones o discriminaciones. Las empresas tienen 3 meses para poner en orden su situación y, a la espera de su respuesta oficial, todo apunta a que reducirán el negocio en zonas no rentables.

Esta reforma del colectivo rider, en cualquier caso, es la antesala al resto de plataformas de otros sectores. La futura reforma laboral buscaría la regularización absoluta del resto de plataformas. Entre las que se incluye en universo de las VTC.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.