El ámbito de los mandos tipo scuff, es decir, las modificaciones de los controladores originales con palancas traseras es un mundo aparte. La escena competitiva lleva tiempo utilizándolos, y con la proliferación de los juegos multijugador también se han hecho su hueco en el mercado doméstico.

La comodidad que representan estos mandos en el juego competitivo está de sobra demostrada. Microsoft incluso tiene uno propio de muchísima calidad que acompaña a su consola desde la Xbox One. El Xbox Elite es sin duda un referente en este ámbito, pero hay infinidad de opciones en el mercado.

En este sentido, nosotros hemos querido probar una de las primeras opciones disponibles en el mercado para PS5. Para la nueva generación de Sony la oferta es algo más limitada, ya que la mayoría de los fabricantes siguen centrados en ofrecer opciones para PS4.

Competitive Controller: máxima personalización y funcionalidad

El mando de la PS5, DualSense, es sin duda uno de los mejores exponentes de la consola, por lo que combinar sus opciones originales con la posibilidad de incluir palancas traseras, es una gran oportunidad para aquellos que buscan dar un paso más en el competitivo.

Competitive Controllers es una de las compañías españolas con mayor bagaje en la modificación de los mandos de las consolas para ofrecer un plus de profesionalidad en el juego. Y de hecho, han sido de los primeros en ofrecer modificaciones con palancas traseras para el DualSense.

Nosotros hemos podido probar el Competitive Controller para PS5, como decimos, uno de los primeros en llegar al mercado. En síntesis, se trata de un modificación del mando original al que se han cambiado la mayoría de elementos para ofrecer más funcionalidad.

Dejando de lado el diseño estético y decorativo, que es personalizable (y personal), tanto en las opciones predefinidas que ofrecen en su tienda, como en el apartado de personalización especial, la mecánica y esencia de todos los mandos es la misma.

Se puede elegir entre dos tipos de modificaciones, principalmente: Competitivo y Competitivo Pro. La segunda (y quizás la más interesante) es la que ofrece ese toque de ajuste en el mando una vez lo tenemos en casa, gracias al cambio en los sticks.

DualSense mantiene su esencia y su comodidad

El Competitive Controller para PS5, como decimos, mantiene el factor forma original del DualSense, no se modifica nada en este sentido. Lo que sí cambia, y dependerá de los acabados que elija el usuario, es la textura del mando. Las opciones perladas personalizadas eliminarán la rugosidad del mando por una opción brillante y resbaladiza, quizás no muy cómoda en largas sesiones del juego, pero ni mejor ni peor respecto a la original.

No obstante, más allá del diseño del mando, lo importante está en la inclusión de un botón doble trasero mapeado hacia la X y el O, en el caso de PS5. Es el mayor valor añadido del mando de Competitive Controller y permite realizar acciones sin quitar los dedos de los sticks.

En todo caso, lo que ofrece Competitive Controllers es funcionalidad añadida, no quitar nada del mando de Sony. Es decir, el mando mantiene la funcionalidad del panel táctil, así como las mejoras en la vibración háptica que trae de serie. Si bien la compañía ofrece la opción de eliminar los motores de vibración para aligerar el peso, recomendamos no hacerlo. Porque la mayoría de los juegos permite desactivar la vibración, y el peso tampoco es un factor fundamental en un mando que, de por sí, es bastante ligero.

Los botones traseros, unificados en una sola palanca, funcionan como un click. Si bien son bastante audibles, son muy cómodos de utilizar. De echo, las sensaciones son incluso mejores que las de las palancas clásicas que traen otros modelos. Se pueden pulsar ambos extremos del botón unificado a la vez, por lo que en este sentido nada que objetar.

El hecho de tener botones traseros es un cambio fundamental en muchos juegos. Por ejemplo, en Warzone podemos hacer slide cancel y tac sprint de forma constante sin apartar los dedos del stick, todo a la vez que disparas o apuntas, por ejemplo. O realizar acciones como el bunny hop en el juego sin necesidad de cambiar los dedos de posición.

Palancas traseras y sticks personalizables en altura

Si bien tener botones trasero requiere un tiempo de adaptación, es una funcionalidad añadida muy acertada. Otro aspecto interesante del Competitive Controller para PS5 es la posibilidad de cambiar los sticks.

El pack incluye sticks de diferentes alturas que puede ir intercambiando en tiempo real. Es una funcionalidad importante para ciertos juegos. Como los FPS de precisión, en los que una mayor altura en el stick derecho permite realizar ajustes de apuntado con mayor precisión y menores movimientos.

Aunque es algo que se puede conseguir con añadidos como los KontrolFreek, lo cierto es que la solución de Competitive Controller queda mucho mejor integrada y es más sencilla de poner y quitar. En total, son tres alturas las disponibles y un extensor para cada stick, por lo que la personalización disponible es muy alta.

Si bien algo que no nos ha gustado es que los sticks intercambiable han perdido el tacto rugoso y gomoso original, son más brillantes y más resbaladizos, y para según que juego puede ser un problema, sobre todo cuando esa falta de rugosidad provoca ciertos resbalones en los dedos. Es algo sencillo de solucionar, pero también algo a tener en cuenta por los jugadores.

Competitive Controller para PS5: ¿merece la pena?

Sin duda, el Competitive Controller para PS5 es un gran valor añadido para aquellos que buscan un plus en sus sesiones de juegos mintiendo los elementos originales del mando de Sony. Aunque muchas de las personalizaciones estéticas pierden el carácter rugoso original del mando, los usuarios siempre tienen la opción de enviar su mando y añadir simplemente los botones traseros o comprar una opción básica con el mando original de PS5.

¿Merece la pena? Como en la mayoría de los mandos personalizados con funciones añadidas el precio extra a pagar es elevado comparado con el mando de serie. Cada uno tendrá que valorar si los casi 100 euros extra que supone frente al mando de serie merecen la pena, pero sí que podemos decir que tus sesiones de juego mejorarán notablemente. Sobre todo si eres asiduo a FPS en primera persona, a juegos de competición o al competitivo. Y tanto en consola como en PC.

La versión analizada de Competitive Controller ha sido la versión La Perla Competitivo PRO para PS5.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.