Antes de que comenzase la pandemia de la COVID-19, algunas empresas aseguradoras empezaron a ofrecer el servicio de teleconsulta por el cual, para determinadas dolencias, un médico podía atender a un paciente desde cualquier parte. Obviamente no sirve para todos los casos, pero sí para muchos superficiales o sencillos de diagnosticar.

Cuando hace exactamente un año la pandemia mundial del coronavirus hizo que no pudiéramos salir de casa durante meses, este tipo de videoconsultas aumentó su demanda. Tanto que prácticamente ahora es un servicio que ofrecen todas las compañías aseguradoras.

Entre las principales ventajas que ofrece este tipo de consultas es que contribuye a reducir la asistencia a hospitales, el paciente tiene atención prácticamente inmediata y se reducen mucho los costes, principalmente entre las cuotas del servicio.

La nueva odontología: más barata y sin salir de casa

Uno de los campos en los que más difícil podría ser la aplicación de la telemedicina es la odontología y, más concretamente, la ortodoncia. Todos tenemos en mente la consulta en el dentista, en su sillón y con el temor que nos causa a muchos pensar que nos hará daño. 

Pero nada más lejos de la realidad. La ortodoncia ha mejorado mucho en los últimos años, tanto que no tiene nada que ver si lo comparamos con hace unos años. Lejos quedan los aparatos de metal, dolorosos y molestos que implicaban tener que ir a revisión al menos una vez al mes.

De hecho, las nuevas metodologías aplicadas al mundo de la ortodoncia han hecho que muchas personas hayan podido superar uno de los mayores hándicaps u obstáculos que presentan el acceso a un tratamiento de ortodoncia: el precio. 

Alineadores invisibles: la nueva moda bucodental

La nueva tecnología aplicada a la salud bucodental está en forma de alineadores invisibles que ayudan a corregir y mantener la posición de los dientes, y para usarlo no es necesario tener que ir al dentista.

En las últimas semanas, la polémica ha rondado a este tipo de productos por la promoción de alineadores que se venden online, promocionado por personas con influencia en redes sociales y que no tienen ningún tipo de respaldo por parte de profesionales.  Según un comunicado emitido por la Sociedad Española de Ortodoncia: “ Un tratamiento inadecuado puede provocar problemas en la apertura y cierre de la mandíbula, alterar la ATM (articulación temporomandibular), así como dolor, lesiones dentarias, de los tejidos de sostén del diente, del ligamento periodontal, del hueso y encías, movilidad dentaria, reabsorción de la raíz del diente, e incluso pérdidas de piezas dentales.”

Smile Direct Club es una empresa especializada en tratamientos de odontología a distancia. Aunque no es apto para todo tipo de personas ya que es necesario pasar una evaluación inicial para asegurarse de su correcta implantación. A través de un test rápido en el que tendremos que dar algunos datos e imágenes de nuestra situación y con el que obtendremos en menos de un minuto el resultado sobre si somos aptos o no.  

El procedimiento es muy sencillo. Lo primero que hay que hacer es entrar en su web donde se registran las fotos y el escaneo dental. Un grupo de odontólogos y ortodoncistas colegiados valoran cada caso y si es apto, elaboran el alineador necesario para corregir la posición de los dientes. Posteriormente lo mandan a nuestra casa y de manera online van haciendo un seguimiento de la evolución, enviando imágenes o mediante controles virtuales.

Impresión de moldes en 3D

Cuando el equipo médico tiene todos los detalles de nuestra boca, los datos se mandan a unas fábricas de impresión 3D que imprimen los alineadores invisibles. De hecho, en las últimas semanas ha cerrado un acuerdo con HP para que sean ellos uno de los principales distribuidores en España.

El precio aproximado de este tratamiento es visiblemente inferior a uno convencional. Se encuentra en torno a los 90 euros mensuales en 24 cuotas, y según su web, en seis meses empezaremos a tener resultados, como los dientes más enderezados.  

Cuando la pandemia pase, y se recupere la normalidad, lo que está claro es que este tipo de iniciativas que repercuten en mayor disponibilidad por parte de los clientes y un precio menos elevado, amenaza a la medicina actual tal cual la conocíamos.