El futuro de los videojuegos luce muy interesante. Además de la prometida experiencia inmersiva que está llegando con las nuevas consolas, podríamos ver cambios en los niveles de dificultad. Sony ha solicitado registrar una patente que es capaz de modificar el comportamiento de los «jefes finales» gracias a la inteligencia artificial.

Las batallas con estos personajes finales pueden ser épicas o completamente frustrantes. Algunas veces son tan fáciles que perjudican la experiencia del juego y otras, aunque difíciles, son un verdadero placer superarlas. Este problema podría llegar a su fin gracias al sistema de IA que el gigante japonés tiene en mente.

Así funciona el sistema de Sony

Según recoge Segment Next, la solicitud de patente de Sony se basa en un sistema de aprendizaje automático para aumentar o disminuir de forma dinámica los niveles de dificultad de juego. En otras palabras, el sistema cambia en tiempo real el comportamiento del «jefe final» de modo que las estrategia necesaria para superarlo será personalizada.

Un dato interesante es que el sistema de Sony podrá reemplazar los niveles de dificultad originales del juego. Es decir, al activarlo aprenderá de tus movimientos, cuánto resistes en las peleas, qué golpes realizas y más. Con todos estos datos irá variando automáticamente los niveles de dificultad.

Desde Sony afirman que si los jugadores han descubierto un método de ataque eficaz para vencer al «jefe final», el sistema de IA puede modificar su comportamiento para que sea más complicado derrotarlo. Sin embargo, esto también funciona a la inversa, si el juego detecta que vienes sufriendo en la batalla, será más benévolo.

La compañía dice que este sistema ha sido pensado como un complemento que mejora la experiencia de juego. No será obligatorio para todos los jugadores. Si deseas volver al sistema de control de dificultad manual podrás hacerlo sin problema. Aunque, debemos recordar que hay juegos que no permiten hacer esos ajustes como Sekiro.

Si bien la idea de Sony puede resultar muy interesante y prometedora, que haya solicitado el registro de la patente no quiere decir que vaya a hacerse realidad, al menos, en el corto plazo. Por lo pronto nos queda esperar para saber si esto llegará a las consolas.