Según Reuters, Huawei tendría la intención de dar el salto a la movilidad eléctrica desarrollando un vehículo bajo su propio sello. La marca ya habría tenido conversaciones con el fabricante chino Chongqing Changan Automobile Co para comenzar el desarrollo y producción.

Un portavoz de Huawei, en declaraciones a Bloomberg, ha desmentido esta información, negando cualquier senda relacionada con esta posibilidad. Aun así, el mismo medio sostiene que Huawei mantiene conversaciones tempranas con empresas relacionadas en la producción de vehículos eléctricos.

Huawei ya tuvo un contacto con la movilidad eléctrica con dos fabricantes de automóviles: General Motors Co.y SAIC Motor Corp. Pero esta relación tuvo el único fin de proporcionar componentes como sensores, comunicación 5G y software exclusivo para los vehículos. Un movimiento natural dentro de los márgenes de una compañía tecnológica como Huawei.

Pero no son los únicos contactos que ha mantenido Huawei con actores de esta industria. En enero del año pasado, la compañía china se asoció con BAIC -BluePark New Energy Technology-. Emulando la acción anterior, su misión también estaba enfocada en equipar tecnológicamente el vehículo eléctrico Arcfox. Si todo marcha según lo acordado, se espera que el vehículo con tecnología incorporada de Huawei se pueda entregar en algún momento de este mismo año.

Huawei no sería la única interesada en desarrollar su propio vehículo eléctrico

Foto: David Ortiz | Hipertextual.

Aunque Huawei desmienta oficialmente que actualmente no están planeando desarrollar un vehículo eléctrico, lo cierto es que este **movimiento sería natural en una gran corporación como esta. Más aún, teniendo en cuenta, que el área de consumo de la corporación china se ha visto gravemente afectado por las restricciones impuestas por los Estados Unidos.

Xiaomi recientemente también salió a la palestra para desmentir -dejando la puerta abierta- las informaciones que la relacionaban con el desarrollo y fabricación de su propio vehículo eléctrico. Aun así, existían evidencias de un posible interés en adentrarse en este campo.

El caso más conocido, no obstante, quizá sea el de Apple con su hipotético Apple Car. El proyecto de la empresa californiana se ha convertido en un secreto a voces. A él, además, se han vinculado múltiples nombres, incluyendo Hyundai y Nissan.