La historia de las tecnológicas, el cartel de Silicon Valley como dicen algunos, contra el universo pro Trump no ha terminado. La última línea en la lista de acontecimientos ha puesto a QAnon, grupo formado mayoritariamente por seguidores de Donald Trump y otras teorías de la conspiración, en el visor de las diferentes plataformas.

Esta madrugada, y según adelantaba The New York Times, Twitter cerraba 70.000 cuentas relacionadas con el colectivo. Muchas de ellas gestionadas por la misma persona, según explican desde Twitter. Y no es la primera vez que la red social se enfrenta a las teorías de la conspiración de QAnon. Ya en junio de 2020, 7.000 usuarios fueron eliminados al estar relacionados con el colectivo.

Este golpe de gracia viene justo después de la purga que Twitter inició el pasado viernes en su plataforma. Como consecuencia del asalto al Capitolio, la red social terminó por eliminar la cuenta personal de Donald Trump. Igualmente, sus seguidores continuaron con la campaña que, según Twitter, implica mensajes de incitación al odio y propagación de teorías de la conspiración.

Una batalla colectiva contra QAnon y los seguidores de Trump

En cualquier caso, Twitter no se queda sola en esta lucha. Ya Apple, Google y Amazon comenzaron su campaña personal con la eliminación de Parler de sus tiendas de aplicaciones y servidores. La red social, gemela de Twitter, conocida por ser usada por seguidores de Trump y la ultraderecha internacional. Como respuesta, esta ya ha procedido a la demanda contra Amazon por considerar que se vulneran sus derechos.

Asímismo, Amazon también ha ido contra la actividad de QAnon, y a la vez que Twitter eliminaba el contenido de la agrupación, la tienda online procedía a eliminar cualquier producto relacionado con ellos.

Por su parte, Snapchat y Reddit también han activado sus mecanismos para controlar a los seguidores de Trump y los mensajes de toxicidad que han proliferado estos días. Facebook también ha activado la eliminación de cualquier contenido relacionado con "Stop the steal". O dicho de otro modo, el eslogan elegido por los seguidores del presidente para luchar contra lo que consideran un fraude en las elecciones presidenciales.

El tema de la libertad de expresión

La eliminación de la cuenta de Twitter del presidente Donald Trump, así como el bloqueo de Parler por las diferentes plataformas, ha sido aplaudido por la mayor parte de los representantes liberales en Estados Unidos. Sin embargo, no deja de ser un debate lleno de claroscuros que va mucho más allá de la situación actual.

Fuera del país, las respuestas ante los acontecimientos no se han hecho esperar. Líderes de la ultraderecha europea han declarado que este movimiento es un asalto contra la libertad de expresión promovido por las grandes tecnológicas estadounidenses.

Incluso Angela Merkel y Elon Musk han opinado sobre la decisión de Twitter considerándola "problemática" para la libertad de expresión y su futuro. Desde su punto de vista, la regulación de estas cuestiones debe responder a un marco regulatorio oficial y no sobre las decisiones arbitrarias de un grupo de directivos de una empresa o red social.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.