Filomena es la estrella de la semana en gran parte de España. Y no para bien. La nieve en Madrid sigue colapsando la ciudad y la ola de frío va a dejar temperaturas por debajo del cero en gran parte del país. Por ese motivo, aunque lo mejor es no salir de casa y, si lo haces, ir lo más abrigado posible; siempre se pueden dar situaciones de riesgo que nos lleven hasta la hipotermia. Pero, ¿qué es? ¿Cómo podemos reconocerla? ¿Y cómo actuar frente a ella?

La hipotermia es "cuando el cuerpo pierde calor más rápido de lo que lo produce, lo que provoca una peligrosa disminución de la temperatura corporal", explican desde Mayo Clinic. La temperatura normal es de unos 37 grados, aunque estudios recientes apuntan a que en los últimos años ha descendido hasta los 36,5 grados. "La hipotermia se produce cuando la temperatura del cuerpo cae por debajo de 35 ºC", añaden.

Se trata de una de las verdaderas urgencias hospitalarias ya que este descenso de temperatura causa que "el corazón, el sistema nervioso y otros órganos no pueden funcionar normalmente". Es más, "si no se trata, la hipotermia puede provocar una insuficiencia del corazón y del sistema respiratorio total y eventualmente la muerte", indican desde Mayo Clinic.

Síntomas y tratamiento de la hipotermia

Los síntomas van apareciendo progresivamente y son la propia respuesta del cuerpo para intentar entrar en calor. Entre estos están "escalofríos, hablar arrastrando las palabras o balbuceo; respiración lenta y superficial, pulso débil; torpeza o falta de coordinación, somnolencia o muy poca energía, desorientación o pérdida de memoria; pérdida del conocimiento y piel de color rojo brillante y fría (en bebés)", enumeran.

Por desgracia, si estás solo es más difícil darte cuenta de que empiezas a entrar en hipotermia: "Una persona con hipotermia generalmente no es consciente de la afección. Además, la confusión de pensamiento relacionada con la hipotermia evita que uno sea consciente de lo que le ocurre", explican. De hecho, "la confusión de pensamiento también puede provocar una conducta arriesgada", por lo que la persona con hipotermia podría ponerse en mayor peligro.

Pero si uno va acompañado, la otra persona puede actuar. Lo mejor si se sospecha de que nuestro acompañante tiene hipotermia es avisar a los servicios de emergencias (112 en España o 911 en México). Sin embargo, en caso de que no tengamos acceso a ayuda de forma rápida, también podemos ayudar a que la otra persona recupere el calor. O, por lo menos, mantenerlo caliente mientras llegan los servicios de emergencias.

Fuera las ropas mojadas

La hipotermia, en definitiva, se produce por la exposición al frío o a la inmersión al agua fría -por ejemplo si alguien se cae en un lago o pasar muchas horas en el agua congelada, como Jack en Titanic-. Y la principal solución para evitar la hipotermia es tratar de mantener el cuerpo caliente. Por eso se recomienda llevar al interior de una casa o similar a la persona con hipotermina. Pero ha de hacerse de la manera más suave posible, ya que "los movimientos bruscos pueden ocasionar latidos del corazón irregulares peligrosos", señalan. Después hay que quitarle la ropa mojada y sustituirla por otra que esté seca, muy importante ponerle abrigos y mantas calientes si se tienen a mano.

Pero la mejor forma de prevenir las hipotermias es no salir si no es necesario y mantenerse lo más caliente posible en casa. Y abrigarse muy bien si no queda más remedio que adentrarse en el frío con el que conviviremos todavía unos días más.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.