Amazon respondió a Parler y acusó a la red social de violar los términos de uso por negarse a eliminar contenido que incitaba a la violencia. Tras la demanda presentada en un tribunal federal contra Amazon Web Services, la empresa de Jeff Bezos respondió a los alegatos.

En un documento legal del Tribunal de Distrito Oeste de Washington, Amazon asegura que no intenta reprimir la libertad de expresión. La empresa acusa a Parler de no eliminar el discurso de odio de su plataforma, mismo que se hospedaba en los servidores de Amazon Web Services.

«Este caso se trata de la falta de voluntad e incapacidad demostrada por Parler para eliminar de los servidores de Amazon Web Services («AWS») contenido que amenaza la seguridad pública, como incitar y planificar la violación, tortura y asesinato de funcionarios públicos nombrados y ciudadanos privados.»

Pese a que Parler aceptó cumplir con los términos de uso de AWS al contratar el servicio, la red social permitió contenido de odio sin intenciones de moderarlo. La Política de Uso Aceptable de Amazon establece que «las empresas no pueden alojar contenido que viola los derechos de otros o que puede ser perjudicial para los demás».

Parler violó las políticas de uso desde noviembre, asegura Amazon

Luego de las elecciones de noviembre, la popularidad del servicio se disparó. En el documento legal, Amazon menciona que desde el 17 de noviembre se le hizo saber a Parler que el contenido compartido en su red social violaba las reglas y se pedía explicar el proceso de moderación.

La información ofrecida al Tribunal Federal muestra amenazas directas contra personajes como Nancy Pelosi, Jack Dorsey o Mark Zuckerberg. De igual modo, se llama a asesinar de forma sistemática a líderes de la izquierda, iniciar una guerra civil el 20 de enero o dispararle a policías que protegen a los políticos.

La gota que derramó el vaso fueron los hechos violentos ocurridos el pasado 6 de enero, donde un grupo de simpatizantes de Donald Trump tomó el Capitolio. Amazon menciona que ejerció su derecho de suspender la cuenta de Parler por violar sus políticas de uso. El CEO de la red social, John Matze, confirmó que había más de 26 mil reportes de contenido que violaba las reglas que se mantenía en el servicio.

Al parecer el concepto de libre expresión promovido por Parler terminó por cavar su tumba. La plataforma surgió como alternativa a Twitter y Facebook para «expresarse libremente sin ser eliminado por los puntos de vista». Matze mencionó que el servicio no estaba obligado a monitorear a sus usuarios. «Si lo puedes decir en una calle de Nueva York, entonces lo puedes decir en Parler».

X

Tendencia en Hipertextual