En el mundo de los smartphones, las especificaciones son importantes, pero lo es aún más el desempeño del propio dispositivo. Es la perfecta combinación entre hardware y software lo que hace que un usuario pueda disfrutar al máximo de su teléfono. Y si a ello le añadimos un precio más que atractivo, tenemos el ADN del superventas Xiaomi Mi 10T Lite.

Si hay algo que está claro es que Xiaomi ha conseguido reducir al máximo las diferencias entre gamas, con productos a precios asequibles y que reúnen las características necesarias para los usuarios más exigentes de hoy. El Xiaomi Mi 10T Lite es un buen ejemplo de ello, y la demostración es su increíble rendimiento, su cámara y uno de los factores más innovadores de cara al futuro de la tecnología: su conectividad 5G.

De los tres dispositivos que se presentaron a final de septiembre, Xiaomi Mi 10T, Xiaomi Mi 10T Pro y Xiaomi Mi 10 Lite, este último es el más modesto pero que, como veremos a continuación, es capaz de prácticamente todo.

Snapdragon 750G al mando

En el día a día, su rendimiento es uno de los aspectos que más llama la atención. Y la clave de ello es su procesador Qualcomm Snapdragon 750G. Con respecto a la edición anterior, que montaba el procesador Snapdragon 730G, el nuevo Xiaomi Mi 10T Lite mejora en absolutamente en todo, haciendo el uso del teléfono más rápido, más fluido y sin lags que afecten a la experiencia. Si vamos más al detalle, la mejora del rendimiento se mide en tres aspectos, la GPU, la CPU y el procesamiento de la Inteligencia Artificial.

El procesador y el increíble rendimiento del Xiaomi Mi 10T Lite queda patente en diferentes aspectos. Por ejemplo, el gaming. Cada vez más personas utilizan su dispositivo móvil como consola portátil. Los videojuegos son las aplicaciones que más exprimen el rendimiento de un teléfono por sus altas exigencias. Ya sea un juego de carreras de coches o un shooter, donde la velocidad del teléfono es clave, disfrutaremos de una partida fluida y sin lags, donde el tiempo de respuesta entre los controles y la acción es mínimo. Si a eso le añades una pantalla con una tasa de refresco de hasta 120 Hz tienes el dispositivo perfecto para jugar en cualquier parte.

Y si vamos a jugar en cualquier parte, la batería resulta un aspecto fundamental. Hay equipos que presentan unas especificaciones similares al Xiaomi Mi 10T Lite, sin embargo, no son eficientes en el uso de la batería, reduciendo su autonomía muchísimo. En el caso del Xiaomi Mi 10T Lite se juntan dos aspectos que harán que la batería no sea un problema. En primer lugar, tiene una capacidad de 4.820 mAh, una de las más grandes comparado con otros terminales de la misma gama. Por otro, tecnologías como AdaptiveSync capaz de ajustar de manera automática la tasa de refresco según las necesidades del momento y cada aplicación para reducir el consumo de la batería.

De todas formas, para las personas que les preocupe en exceso el tema de la autonomía, el Xiaomi Mi 10T Lite también tiene carga rápida de 33W con el que cargar el teléfono completamente, y de manera segura, en poco menos de una hora.

Hardware y software, de la mano para obtener la mejor fotografía

La cámara de un teléfono es quizá uno de los aspectos a los que más importancia le dan los usuarios. Muchas han sido las innovaciones que han surgido en este apartado en los últimos años (sensores con más megapíxeles, mejores estabilizadores, modo noche…) pero la realidad es que la fórmula que asegura los mejores resultados es cuando el hardware y el software van de la mano, funcionando a la perfección.

En el apartado de hardware, el Xiaomi Mi 10T Lite cuenta con un módulo fotográfico cuádruple, compuesto por un sensor principal de 64 MP, con la calidad suficiente para capturar todo tipo de detalles incluso en largas distancias aplicando zoom. Además, tiene un gran angular de 8 MP con un ángulo de visión de 120º y un sensor de profundidad de 2 MP, que mide los objetos y permite delimitar el contorno de las figuras, ofreciendo un mejor efecto retrato. Completa el módulo de la cámara un macro con el que enfocar y capturar objetos a una distancia de 4 centímetros. No habrá detalle que pase desapercibido o quede borroso en el resultado.

En el apartado de software, es también donde el rendimiento de un teléfono se la juega. En primer lugar, por el procesamiento de la imagen. Son archivos con gran cantidad de datos en los que, tras aplicar por ejemplo el uso de la Inteligencia Artificial, se pueden mejorar los resultados aún más. Y en este sentido, de nada sirve tener buenos sensores si el procesado no se realiza de forma ágil por lo que una vez más, el procesador del teléfono resulta clave.

El software de la cámara del Xiaomi Mi 10T Lite corrige la distorsión del borde de las imágenes tomadas con el gran angular, el ajuste manual del desenfoque en el modo retrato, los seis modos de exposición larga, el time lapse selfie y, si queremos darle un toque divertido a nuestras imágenes: los nuevos filtros entre los que destaca cyberpunk y black ice.

Si a todo esto le añadimos que el procesador del Xiaomi Mi 10T Lite incluye el módem X52 compatible con las redes 5G con las que subir y descargar datos a velocidades nunca vistas, tenemos un smartphone súper completo.

Y ahora viene el dato que posiblemente haga que te decidas por él como regalo o como capricho para estas Navidades: su precio. El hermano pequeño de la gama tiene un precio de venta recomendado de sólo 279 euros si elegimos la configuración de 6GB de RAM y 64 GB de almacenamiento. En cambio, si queremos un poco más de memoria, misma RAM pero con 128 GB de espacio, podremos disfrutar de su oferta en Media Markt, entre el 17 de diciembre y el 5 de enero, por sólo 299 euros.

Echa un vistazo en la web de Xiaomi para más información, tanto del modelo Lite como de los otros dos de la gama Xiaomi Mi 10T.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.