Si ahora quisiéramos vivir en Marte, tendríamos que hacerlo bajo su superficie. Sin embargo, puede que no fuera la primera vez que el subsuelo del planeta rojo tuviera vida, en este caso gracias a la posibilidad de que hubiera agua líquida bajo la superficie marciana hace 4.000 millones de años. O, al menos, eso es lo que apunta un nuevo estudio publicado este miércoles en la revista científica Science Advances. Esta investigación podría ayudar a resolver la llamada paradoja del Sol joven y débil en Marte.

Esta investigación concluye que si hubo vida en Marte, tuvo que estar varios kilómetros por debajo de la superficie. Lo más cerca posible de las zonas del subsuelo en el que las capas de hielo se derretían por el calor geotérmico. El estudio podría ayudar a resolver la llamada paradoja del Sol joven y débil, pero ¿qué es esta paradoja?

La paradoja del Sol joven y débil explica que hace entre 4.000 millones de años, los rayos del Sol apenas llegaban hasta la Tierra (mucho menos a Marte) y que eran más suaves de lo que lo son hoy, alrededor de un 30% menos intensos. Esto implica que nuestro astro no habría proporcionado suficiente calor para mantener agua líquida en su superficie. Contra todo pronóstico según esta paradoja, todo apunta a que Marte sí tuvo agua líquida tanto a nivel superficial como subterránea.

Ingredientes para la vida

Antes de continuar hablando, hay que hablar de los ingredientes para la vida, ya que esta no aparece de la nada. Sino que necesita que se presenten varios factores para que pueda surgir. Para que se desarrolle la vida es necesario que haya agua líquida, una fuente de energía y elementos y moléculas biológicamente útiles.

Sin embargo, si los rayos de Sol no son suficiente para tener agua líquida, ¿entonces qué sucede? En esta investigación se apunta a que el calor geotérmico, es decir, el que vendría de dentro de Marte, parece ser la clave. Este calor pudo mantener líquida el agua bajo la superficie de Marte.

"Incluso si los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y el vapor de agua se bombean a la atmósfera marciana temprana en simulaciones por computadora; los modelos climáticos todavía tienen dificultades para soportar un Marte cálido y húmedo a largo plazo", explica en un comunicado de prensa el autor principal del estudio Lujendra Ojha, que es profesor asistente en el Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad Rutgers-New Brunswick. "Mis coautores y yo proponemos que la paradoja del Sol joven y débil podría reconciliarse, al menos en parte, si Marte tuvo un alto calor geotérmico en el pasado".

Agua líquida en Marte

Aunque según la paradoja del Sol joven y débil, Marte no debería de haber tenido agua líquida en su superficie, los indicadores geológicos dicen algo bien distinto. De hecho, mientras esta paradoja apunta a que Marte debería de haber estado congelado hace unos 4.000 millones de años; las observaciones de la superficie marciana indican que el planeta rojo tuvo agua en abundancia hace entre 4.100 y 3.700 millones de años. Por esas fechas, también, se produjeron lluvias torrenciales en el cráter de Gale, según una investigaciones reciente. En definitiva, hay una aparente contradicción entre cómo debería de haber sido Marte y cómo realmente fue.

El hecho de que en Marte hubiera agua líquida se puede entender si las condiciones eran otras. Por ejemplo, se sabe que en los planetas rocosos, como es el caso de la Tierra y otros planetas vecinos como Marte, Venus o Mercurio, se sabe que la desintegración radiactiva de ciertos elementos pueden producir calor. Estos elementos son el uranio, el torio y el potasio. Es decir, que si bajo la superficie marciana había elementos de este tipo, las gruesas capas de hielo de los subsuelos pudieron derretirse.

Es más, sabemos que en la Tierra ocurre. "El calor geotérmico forma lagos subglaciales en áreas de la capa de hielo de la Antártida Occidental, Groenlandia y el Ártico canadiense", explican los investigadores en un comunicado de prensa. "Es probable que un derretimiento similar pueda ayudar a explicar la presencia de agua líquida en el frío y helado Marte hace 4.000 millones de años".

Marte pudo albergar vida bajo su superficie

Los investigadores examinaron varios conjuntos de datos. De esta forma querían analizar si el calentamiento a través del calor geotérmico hubiera sido posible en aquella época. Y demostraron que el agua líquida solo podría haber estado bajo la superficie del planeta rojo. "Incluso si Marte tuviera un clima cálido y húmedo hace 4.000 millones de años, con la pérdida del campo magnético, el adelgazamiento atmosférico y la posterior caída de las temperaturas globales con el tiempo, el agua líquida puede haber sido estable solo a grandes profundidades", indican. La clave en todo esto es que el agua líquida estable solo se dio en las grandes profundidades. Esto significa que el agua que estuvo en la superficie podría no haber durado mucho en ella.

Además, esto solo puede significar una cosa: si el agua estaba a grandes profundidades, la vida, si la hubo, también debió estarlo. "A tales profundidades, la vida podría haber sido sostenida por la actividad hidrotermal (calentamiento) y las reacciones roca-agua", explica Ojha. "Por lo tanto, el subsuelo puede representar el entorno habitable más longevo de Marte".

Todo esto nos ayuda en la búsqueda de vida fuera de la Tierra, pero a la vez nos da información para entender cómo surgió la vida en nuestro planeta. Porque aunque Marte esté más lejos, esta paradoja también se plantea respecto a la Tierra. Pero, sobre todo, nos ayuda a entender mejor cuáles son las situaciones en las que puede aparecer la vida en el espacio.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.