Un teléfono de precio asequible, con la capacidad suficiente como para ejecutar todas las tareas del día a día y con una cámara de muchísima calidad. Esa es la mejor forma de resumir lo que el Pixel 4a, el nuevo teléfono de Google, promete ofrecer.

La filosofía detrás de este nuevo teléfono es, por lo tanto, la misma que Google aplicó con el Pixel 3a, el modelo al que sucede. Por 389 euros, los consumidores podrán disfrutar de un teléfono con una de las mejores cámaras del mercado. La clave, como en otros teléfonos de la compañía, está en el software. Y es que los algoritmos de procesamiento de imagen presentes en el Pixel 4 de alta gama también están en este Pixel 4a.

La parte negativa de este planteamiento es que, al igual que el iPhone SE de Apple, solo cuenta con una cámara de 12 megapíxeles en la parte posterior. Esta promete unos resultados excepcionales pero, a diferencia de las propuestas de otros fabricantes –que incorporan teleobjetivos, grandes angulares o cámaras macro–, queda limitada en versatilidad.

Lo que sí incorpora la cámara del Pixel 4a son diversos modos de disparo. Entre ellos se incluye el modo retrato, el modo mejor toma y la visión nocturna con astografía, que permite captar las estrellas con claridad.

El Pixel 4a, con procesador Snapdragon 730G

En el interior del Pixel 4a se encuentra un procesador Snapdragon 730G, acompañado por 6 GB de memoria RAM y un almacenamiento de 128 GB. Google también integra en este teléfono el chip de seguridad Titan M que protege los datos más sensibles de los usuarios.

La pantalla, de 5,8 pulgadas, tiene tecnología OLED y resolución Full HD. En la esquina superior izquierda cuenta con una perforación a través de la cual emerge la cámara frontal, de 8 megapíxeles de resolución. La pantalla, a diferencia de otros modelos de precio similar, no tiene una tasa de refresco superior a lo habitual. En este sentido, se mantiene en los clásicos 60Hz.

Por último, el Pixel 4a cuenta con una batería de 3.140 mAh, es compatible con carga rápida de hasta 18 W de potencia pero no cuenta con carga inalámbrica. La parte posterior, de hecho, está recubierta en policarbonato, no en cristal como los modelos de gama alta.

El software de Google, protagonista

El Pixel 4a cuenta con la última versión de Android, recibirá actualizaciones de software durante los próximos tres años y, además, integra muchas de las funciones de software características de los teléfonos de Google. Entre ellas se incluye la función Está sonando, la grabadora de voz con integración con Google Docs, la transcripción en tiempo real, la aplicación Seguridad Personal, los subtítulos instantáneos, el asistente de Google, etc.

El Google Pixel 4a tendrá un precio de 389 euros y estará disponible únicamente en color negro y con 128 GB de almacenamiento. Para comprarlo, habrá que esperar hasta el 1 de octubre, cuando saldrá a la venta en la Google Store. El periodo de reservas, eso sí, dará comienzo el 10 de septiembre.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.