La tecnología en la aviación ha avanzado en campos como los sistemas de vuelo o nuevos materiales para construcción. En contraste, algo que se mantiene intacto son los sistemas aviónica que incluyen ordenadores de hace casi 40 años. Un ejemplo evidente es el reciente descubrimiento de que el Boeing 747-400 recibe actualizaciones críticas de software por medio de disquetes de 3.5 pulgadas.

Pen Test Partners, una empresa de cuberseguridad de Inglaterra, tuvo oportunidad de revisar un Boeing 747-400 desde la perspectiva de un hacker. El avión de British Airways, que recientemente fue retirado del servicio, se encontraba en un cementerio al que tuvieron acceso los investigadores.

Luego de un recorrido en video que incluye una visita a áreas poco conocidas por los pasajeros — como el cuarto de descanso de la tripulación — el equipo accedió al cuarto de aviónica. Esta parte se sitúa bajo la sección de primera clase por medio de una escotilla, aunque el acceso principal es por la parte baja de la aeronave.

Cuarto de aviónica del Boeing 747-400 (c) Aerospace Village

El cuarto de aviónica es una zona llena de cajas negras conocidas como LRU (unidades de reemplazo de línea) que controlan diversas funciones del avión, como la navegación, calefacción, etc. Estas cajas tienen conectores propietarios y están conectadas por medio de cables a la cabina de mando.

El Boeing 747-400 utiliza disquetes de 3.5 pulgadas

Tras un recorrido por los controles de la cabina, uno de los elementos más llamativos es lla presencia de una bahía con un puerto para disquetes de 3.5 pulgadas. Este puerto permite cargar actualizaciones críticas de software o la base de datos de navegación, una tarea que debe realizarse cada 28 días por parte de los ingenieros.

Foto: Aerospace Village

La tecnología del 747-400 en este recorrido también incluye el sistema de entretenimiento. Un equipo controla el acceso a los servidores en donde se encuentran almacenadas las películas que se transmiten a cada pasajero. Pese a que incluye una pantalla táctil, el control de entretenimiento y de anuncios de voz parece que quedó atrapado en la década de los noventa.

De acuerdo con los investigadores, un análisis para encontrar fallos de seguridad — pentest — no es algo permitido por las aerolíneas. Los altos costos de fabricación y certificación son un obstáculo para empresas de seguridad, quienes dependen de aviones retirados para tener un acercamiento a los sistemas internos de una aeronave.

La crisis de la aviación ocasionada por la pandemia de la COVID-19 permitie que podamos apreciar sistemas gracias a los aviones retirados. El confinamiento aceleró el retiro del Boeing 747m, también conocido como la Reina de los Cielos, que dejará de producirse en 2022.

La razón por la que los aviones utilizan hardware de hace 30 años

Luego de los accidentes del 737 MAX, la información sobre algunos de sus componentes ha llegado al dominio público. Gracias a eso sabemos que utiliza computadores Intel 286 que operan a una velocidad máxima de 8 MHz. La elección de este hardware se mide en términos de confiabilidad del procesador y no tanto en poderío.

El Boeing 737 MAX es uno de los más modernos, sin embargo, utiliza tecnología de hace 35 años para garantizar la seguridad. Al igual que otras aeronaves, el 737 MAX integra un sistema llamado Fly-by-Wire en donde se reemplazan los controles de vuelo manuales con una interfaz electrónica que funciona gracias a un computador.

El cambio de hardware no es tan sencillo como parece, ya que requiere un proceso de prueba con cientos de horas para garantizar que está libre de errores y una costosa certificación para permitir su eventual vuelo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.